Mientras la Orden del Fénix consiguió salvar esa barrera con cierta soltura esta se encuentra con un gran escollo ya que los cotilleos adolescentes y las luchas de hormonas tendentes al chiste fácil despistan sobre la verdadera misión de la saga Pott

★★★☆☆ Buena

Harry Potter y el Misterio del Príncipe

El sexto libro de Harry Potter es quizás el más insustancial pero el más divertido de toda la saga. Toda una sucesión hormonal regala momentos simpáticos que determinarán el futuro del grupo mientras el resto de cuestiones van quedando relegadas. La oscuridad planea sobre toda la cinta y los ataques “reales” contra Harry no son tan devastadores y peligrosos como en anteriores libros. Pero el encanto del misterioso libro de pociones que cae en manos de Potter en la clase de pociones sirve para juntar las piezas de este culebrón adolescente hasta servir un desenlace que precipitará los acontecimientos del último y denso volumen sécula.

Con una duración desproporcionada el guión de esta sexta entrega es confuso y bastante pobre. Obvia detalles, personajes y situaciones que luego tendrán infinita trascendencia. Su primera parte se hace algo pesada y las incorrecciones con la adaptación mucho mas evidentes que las simples decisiones de films anteriores. Sólo con estas lagunas se puede considerar que la primera entrega de la que debería ser la última película sea un compendio que sirva para resarcir a los grandes olvidados y justificar su papel final en la trama.


Obviamente es de entender que la visión del fan de los libros diste bastante del mero espectador causal. Mientras la Orden del Fénix consiguió salvar esa barrera con cierta soltura esta se encuentra con un gran escollo ya que los cotilleos adolescentes y las luchas de hormonas tendentes al chiste fácil despistan sobre la verdadera misión de la saga Pottiana. Ni los malos parecen tan malos ni los buenos lo son tanto.


Algunos guiños inexistentes en los libros, o realmente obvios en la gran pantalla, destripan por adelantado las posibles sorpresas mientras se hace de nuevo evidente, mucho más por la concentración y la estética visual del Misterio del Príncipe las “ inspiraciones” de la saga Tolkiana. Obviando algunos otros puntos demasiado caricaturescos como la inclusión de las referencias Matrix y Star Wars mucho más sutiles en los libros o que el encanto real de la película es ver lo mazacotes que se han puesto sus protagonistas (recordemos que llevamos casi 9 años viéndoles crecer) o que Ginny le saca una cabeza al pobre Harry la cinta es un entretenimiento nimio para adolescentes y posiblemente sea, esperemos, la peor entrega de la saga (aunque auguro una dura pugna con la primera parte de la séptima por su dilatada duración novelesca y poca acción interna).


Incluso se resiente en el plano actoral donde algunos personajes que resultaban cargantes se redimen notablemente pero otros pierden el encanto infantil con actuaciones erráticas e irrisorias.



Lo mejor: El renovado público emo que encontrará en esta sucesión de escenas de instituto un buen baño hormonal.
Lo peor: El ninguneo de algunos personajes que hace perder la esencia de esta entrega a favor de los romances quedándose en agua de nadie.
publicado por Ana Belén Pacheco el 24 julio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.