muchocine opiniones de cinedesde 2005

Es una película agradable y entrañable, que se ve siempre con una sonrisa en la cara. No es ni un film divertidísimo ni tiene un cásting adecuado ni, por lo tanto, es una gran película. Es una declaración de amor al cine, a su inocencia, a su magia.

★★★☆☆ Buena

Rebobine, por favor

Michel Gondry es un personaje peculiar, no hay más que ver sus películas o sus numeroros videoclips para darse cuenta de ello. Dotado de una sensibilidad especial y una imaginación desbordante, su obra nunca deja indiferente para bien o para mal. Tras Human Nature y Eternal Sunshine of the Spotless Mind, ambas con guión de Charlie Kaufman, escribió y dirigió La Ciencia del Sueño (The Science of Sleep). Ahora vuelve a nuestras pantallas con Rebobine, por favor (Be Kind Rewind), que al igual que su anterior obra, escribe y dirige.

Mike(Mos Def) trabaja en el videoclub del señor Fletcher(Danny Glover), ubicado en el edificio donde nació un famoso pianista de Jazz. Un día, estando el señor Fletcher de viaje, entra en la tienda Jerry(Jack Black) un amigo de Mike, obsesionado por las microondas, quien tras un intento de ataque a la central eléctrica en el patio de atrás de la caravana donde vive, queda magnetizado y borra accidentalmente todas las películas del videoclub, que aún son VHS. Con el fin de que la señora Falewicz(Mia Farrow), amiga del señor Fletcher, no se entere de lo que ha pasado, deciden rodar una versión muy personal de la película que la mujer pretende alquilar: Los Cazafantasmas. El éxito de su adaptación, sólo será el comienzo de las muchas que vendrán después.

Como se puede observar por la trama, la película se puede calificar de cualquier cosa menos de convencional. Pero Gondry consigue que el espectador acepte sin pestañear lo imposible de los acontecimientos, gracias al tono de fábula que confiere al conjunto, que siempre resulta entrañable y encantador. De hecho, éste es un elemento común de los films del director francés, la sensibilidad y el cariño hacia los personajes, a pesar de lo marciano de la trama. Otro detalle importante es su imaginación, ya no sólo en la trama sino en la parte visual, al introducir con elementos muy caseros unos efectos increibles, por lo imaginativos, en las películas "suecadas"(palabra que se inventan los protagonistas para definir sus adaptaciones) de los personajes.

Rebobine Por Favor, además funciona como homenaje a la magia del cine, siendo los minutos finales muy emotivos en ese sentido. Las peripecias de los protagonistas y el conseguir involucrar cada vez a más y más gente en su particular proyecto, resulta un verdadero acto de amor hacia el cine y la ilusión que despierta en la gente. Además, al igual que la excepcional y magistral Ratatouille de Brad Bird, el film de Gondry contiene la clara moraleja de que cualquiera puede hacer cine si tiene ganas e imaginación. Otro detalle que llama la atención es su crítica a la labor de las compañías gestoras de derechos (en este caso la SGAE norteamericana).

En su puesta de escena, Gondry como ya demostró anteriormente es un director funcional, con personalidad e imaginación, pero aún falto de más experiencia en el terreno del largometraje. Sigue fiel a su fotografía realista, muy granulada y al modo "amateur" de elegir los planos, dando la idea que cualquiera puede dirigir si quiere.

En el plano interpretativo la película es flojita ni Jack Black ni Mos Def resultan especialmente memorables, llegando a ser el primero especialmente irritante. El resto del reparto está mejor, pero al llevar ellos el peso de la función, el resultado global del film se resiente.

Los apartados técnicos no resultan especialmente destacables, todos encajan perfectamente en el tono de la película y ninguno desentona. Tampoco el film precisa de un resultado más brillante.

En resumen, Rebobine Por Favor es una película agradable y entrañable, que se ve siempre con una sonrisa en la cara. No es ni un film divertidísimo ni tiene un cásting adecuado ni, por lo tanto, es una gran película. Es, ni más ni menos, que una declaración de amor al mundo del cine, a su inocencia, a su magia, por parte de Michel Gondry.
Lo mejor: Lo original de la propuesta y el sincero homenaje al cine.
Lo peor: El casting, en especial, Jack Black.
publicado por José Córdoba el 29 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.