El mérito de ‘Iron Man’ es que minimiza sus defectos apoyándose en su carismático protagonista, y acaba dejando un buen sabor de boca por su falta de pretensiones aparte de la de divertir.

★★★☆☆ Buena

Iron Man

Sinceramente, uno ya no se esperaba la vuelta a la primera línea de Hollywood de Robert Downey, Jr. Sus incontables excesos y su capacidad casi sobrenatural para embarcarse en proyectos ruinosos de cara a taquilla agotaron casi totalmente su crédito a finales de los 90. Pero una serie de papeles chocantes y que aprovechaban el lado turbio y cínico del actor (‘Kiss Kiss Bang Bang’, ‘A Scanner Darkly’, ‘El Detective Cantante’ y sobre todo ‘Zodiac’) le han devuelto la popularidad y le han llevado a interpretar nada menos que a un superhéroe. Y Mr. Downey está tan lanzado que sale más que airoso del reto.

‘Iron Man’, la película de John Favreau, es una representante de la línea "blanda" de adaptaciones de superhéroes a la gran pantalla (diversión antes que reflexión). En ella conocemos a John Stark, magnate de la venta de armas y playboy a tiempo completo, que sufre una dolorosa revelación cuando es secuestrado por señores de la guerra afganos durante un viaje comercial al convulso país. Convencido de que sus armas son utilizadas tanto para proteger como para atacar a su país, y limitado por una herida mortal producida durante su rapto, Stark decide dedicar su talento y sus recursos a desarrollar tecnologías para ayudar a los débiles y no para fortalecer aún más a los fuertes. Ah, y de paso encuentra una nueva forma de llamar la atención: Ha nacido Iron Man.

‘Iron Man’ es más que correcta película de superhéroes gracias al tremendo carisma de su protagonista, Robert Downey, Jr. Al contrario que en casos similares (Nicholas Cage o Ben Affleck), el prepotente y caradura John Stark le va como anillo al dedo al carácter y la fama del actor, y soporta sin problemas el peso de uno de esos personajes míticos del universo Marvel. Ayuda también, todo hay que decirlo, una trama ligera y simplona que se recrea en el origen del héroe y se olvida de honduras psicológicas o relecturas siniestras (que podría haberlas habido). La película de Favreau es un divertimento para toda la familia, sí, pero muy consciente de ello, y se centra en la notable capacidad cómica de su protagonista para brindar no pocos momentos de diversión y, por desgracia, escasos momentos de acción.

Y es que la gran pega de ‘Iron Man’ es también su gran virtud: la ligereza. Es un primer episodio de una saga, es cierto, y hay que presentar al personaje principal, pero se echan en falta más "momentos armadura". Además, la acción peca de "blanca" y en ocasiones se resiente de una pobreza inversamente proporcional a los sueldos de los protagonistas y a los efectos digitales de lujo. Para colmo, los villanos de la función (encabezados por un sólido Jeff Bridges) no son especialmente memorables, sorprendiendo por su estrechez de miras (por una vez, la Humanidad no está en peligro, tan sólo jodidilla). Sospecho que en la segunda parte habrá más tiempo, y más dinero, para estas cosas.

El mérito de ‘Iron Man’ es que minimiza sus defectos apoyándose en su carismático protagonista, y acaba dejando un buen sabor de boca por su falta de pretensiones aparte de la de divertir. Si a esto le sumamos una factura compacta (aunque no exenta de fallos) y a una hermosísima Gwyneth Paltrow, tenemos como resultado una de las mejores adaptaciones de comic de superhéroes (versión "soft") realizadas hasta la fecha. Un 7.

Un último detalle: la metálica B.S.O. incluye, además del emblemático ‘Iron Man’ de Black Sabbath, el ‘Back in Black’ de AC/DC y guitarrazos por doquier (¡además de cameo!) del genial Tom Morello.
Lo mejor: Robert Downey, Jr., verdadero motor del film, y su química con una bella Gwyneth Paltrow. La ausencia de pretensiones filosóficas.
Lo peor: Los villanos no son súper. Hay pocos momentos de acción. Se nota la falta de presupuesto en las escenas bélicas.
publicado por Plissken el 30 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.