muchocine opiniones de cinedesde 2005

Reconozco sus indudables méritos, sobre todo en la composición formal, sentido de lo onírico (el episodio de Fellini), la preciosa fotografía y banda sonora, nada menos que de Nino Rota, y el inherente costumbrismo…pero es larguísima y cansa.

★★☆☆☆ Mediocre

Boccaccio 70

"Se narran cuatro historias. En la primera de ellas, "Renzo y Luciana", dirigida por Mario Monicelli, se narra la más bien triste historia de amor entre Renzo y Luciana, jóvenes menores de 22 años que se han casado casi casi en secreto. Solo lo sabe la familia, pero no el resto de la sociedad, pues no está permitido casarse antes de los 22 años. Si se supiera, para comenzar, perderían el trabajo, del que depende la familia. En el segundo: "La tentación del Sr. Antonio", de Federico Fellini, se cuenta la historia del Sr. Antonio, hombre adulto convervados y extremadamente meticuloso con el respeto a las buenas costumbres y el decoro, soltero y seguro que todavía virgen, que se dedica a abordar, más bien a abortar, a las parejas que se encuentran por las noches haciendo el amor en sus coches. La aparición de un enorme cartel con una bellísima y muy sensual mujer anunciando una marca de leche, pondrá a prueba sus creencias. En el tercero: "Il lavoro", de Luchino Visconti, una pareja de ricos burgueses, se sincera y repasa su vida en común, a consecuencia de que a él, un joven Conde, le han descubierto teniendo relaciones con una prostituta en un burdel.
Y en el cuarto y último: "La rifa", de Vittorio de Sica, se cuenta la más o menos divertida rifa que se celebra en una feria de un pueblo indeterminado de Italia. Se rifará, nada menos, que a una bellísima y carnal napolitana, que está harta del jueguecito, pero que no tiene más remedio que aceptar pues del dinero que saque depende el bienhestar de una amiga embarazada".

Según las críticas, excelente película italo-francesa, que cuenta cuatro historias dirigidas por los mejores directores italianos del momento: los comienzos de los sesenta.

Sin embargo, vista en DVD y en los tiempos actuales (23 de julio de 2007) tengo que reconocer que su visión  me resultó un verdadero peñazo.

La razón no es que sea mala, reconozco sus indudables méritos, sobre todo en la composición formal, sentido de lo onírico (el episodio de Fellini), la preciosa fotografía y banda sonora, nada menos que de Nino Rota, y el inherente costumbrismo que denota la idiosincrasia de parte del pueblo italiano. Pero es que hay una razón, un pero, para mi insalvable: ¡que dura más de tres horas y diez! Más de 190 minutos, ¡por favor!.

Así, me resultó interminable, entre otras cosas porque, sinceramente, alguna historia adolece, hoy en día, de gracia y le sobran muchos diálogos (la historia de Visconti).
El tiempo no solamente no le ha dado clasicismo, sino que ha jugado gravemente en su contra, pues muchas de sus ideas han quedado trasnochadas y el ritmo impreso en la narración es demasiado irregular como para interesar de verdad.

Las mejores historias son la primera, la más normal y sencilla, que narra una historia de amor entre una joven pareza de recién casados, que no pueden dar rienda suelta a su amor y pasión. Eran otros tiempos y quedan reflejados a la perfección, pero dura algo más de lo deseable.

El episodio de Fellini tiene mucha imaginación y la belleza de Anita Ekberg, esplendorosa, llena la pantalla, pero también es demasiado larga.

El peor de todos y la que hizo que me desinteresada definitivamente por todo el conjunto, es el de Visconti, que logra, por primera vez en mi vida y espero que la última, que no soportara a mi gran amor platónico Romy Schneider. Guapísima, pero no me interesaba cuanto decía. Y lo mismo digo de su paternaire, el Tomás Milian más joven que he visto en la pantalla, y que demuestra que se perdió "para el cine serio" un gran actor. Pero el argumento, hablando claro, me la pela y no me interesó lo más mínimo.

Y el mejor de todos es el último, el de Vittorio de Sica, "La rifa", no por ser buenísimo, pero sí por varias razones. Es el más entretenido, está llena de elementos costumbristas, definitorias del pueblo italiano, sobre todo del de provincias, y goza de la siempre estimulante presencia de Sophia Loren, aquí más lozana que nunca. Bellísima y con un cuerpo de escándalo, volviendo locos a todos los hombres del lugar, incluido el protagonista masculino, un sencillo sacristán de un pequeño pueblo, que no quiere morir sin "probar bocado". Todo ello expuesto con ternura y un erotismo ingenuo, pero provocador al mismo tiempo.

Pero, en definitiva, que me he alargado demasiado, muy poco disfrutable cinta, cuya entera visión cansa un montón.

Lo mejor: Las historias de Fellini y la de De Sica.
Lo peor: Es larguísima y se hace interminable.
publicado por Iñaki Bilbao el 6 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.