Funciona como vehículo para una moraleja astuta. La chica, nos dice, ha fracasado en el amor hasta ahora porque se esfuerza demasiado.

★★★☆☆ Buena

Algo pasa en Las Vegas

Ashton Kutcher y Cameron Díaz son los afortunados ganadores del “Bote” de un casino de las Vegas, y un juez tiene que decidir quien de los dos se lo queda. Los dos acaban de casarse unas horas después de conocerse bajo los efectos de una borrachera antológica. Quizá el guionista debería haber escatimado un poco más sus casualidades; ya era bastante insólito lo de la boda. El juez los obliga a convivir seis meses juntos si quieren cobrar el premio. Y el reto del guionista consistió en comprobar si un chico y una chica radicalmente opuestos pueden llegar a quererse. O no.

La horquilla entre el primer y el tercer acto funciona como un reloj. El chico recibe la dosis de confianza que necesita y la chica aprende a dejar de vivir para agradar a los demás y, por primera vez en la comedia americana, (Esto es ironía) a ser ella misma. Mientras una psicóloga interpretada por Queen Latifah fiscaliza si los dos quieren salvar el matrimonio, uno y otro usan todos los ardides a su alcance para quedarse con el dinero sin compartirlo.

La idea de hacerlos odiarse es estupenda, porque si se acaban queriendo (que no digo que vaya a ocurrir) nos emociona más. En la ficción no nos emociona el amor (el amor es una pareja viendo la televisión juntos durante cuarenta años), emociona el movimiento, el cambio de un corazón entre el odio y el cariño que ocurre delante de nuestros ojos. Pero es un fallo no darles muchos motivos para apuñalarse con la saña que lo hacen.

El guión de “Algo pasa en Las Vegas” abusa de las casualidades para obligar a dos personas incompatibles a compartir techo durante seis meses. La excusa hace funcionar los gags de la comedia, y se dejan ver. Algunos tienen gracia. Pero funcionan mucho mejor como vehículo para una moraleja astuta. La chica, nos dice, ha fracasado en el amor hasta ahora porque se esfuerza demasiado. A veces, lo que mejor le sienta a la pareja es que uno deje de esforzarse y sea uno mismo.
publicado por Jose Contreras el 15 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.