Interesante propuesta inicial que se va desinflado poco a poco a medida que avanza en el tiempo. Tanto por su forma como por su enfoque es resulta inevitable sacar paralelismos con la genuina Cube.

★★★☆☆ Buena

La habitacion de Fermat

Cuatro matemáticos, que no se conocen entre sí, son invitados por un misterioso anfitrión con el pretexto de resolver un gran enigma. Pero descubren que la sala en la que se encuentran resulta ser un cuarto menguante… que les aplastará si no descubren a tiempo qué les une y por qué alguien quiere asesinarles. Dirigida por los noveles directores Luís Piedrahita y Rodrigo Sopeña.

Esta es la premisa de la que parte La habitación de Fermat, una interesante propuesta inicial que se va desinflado poco a poco a medida que avanza en el tiempo. Es inevitable sacar paralelismos con la genuina Cube; mientras que algunos matices (como el estar encerrados en una habitación) son calcados a Saw I entrega.

El ritmo de La habitación de Fermat es dinámico, implicando directamente al propio espectador en la resolución de los diferentes enigmas que se les van planteando a los inquilinos del cuarto. Su narración es totalmente acertada en la primera parte de la cinta, manteniendo en vilo al público y marcando los tiempos con un perfecto y sobrio equilibrio. Pero hacia la segunda parte comienza a hacer aguas, transformando una buena premisa en un clímax narrativo y pulso dramático irreal y cogido con pinzas. El final de la cinta es el peor que se podía haber elegido, resultando monótono y previsible. Una vez más el happy end nos inunda en la pantalla.

Gran parte del elenco esta formado por actores meramente televisivos (véase Alejo Sauras y Elena Ballesteros) los cuales en ningún momentos llegan a ser creíbles al 100%. Únicamente destacan unos correctos Santi Millán y Lluis Homar, así como un siempre perfecto Federico Luppi.

Resumiendo, La habitación de Fermat es una simpática propuesta nacional en forma de enigma y de atmosfera opresiva. Por decirlo de alguna forma, una especie de Cube a la española, rodada en su mayor parte con un pulso narrativo que mantiene la tensión (aunque esta sea mínima) en el publica durante gran parte de su corto metraje. Únicamente, se entiende como propuesta de entretenimiento y que hará las delicias de matemáticos y aficionados a los enigmas con números.
Lo mejor: La propuesta inicial, el pulso narrativo y la atmósfera opresiva.
Lo peor: El final resulta demasiado previsible y bonito.
publicado por Jaime Martínez el 16 mayo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.