Una vez más, el cine slasher francés demuestra que no se corta un pelo a la hora de rodar cintas desagradables, y Frontieres, que no llega al nivel exhibido en A l’interieur es una irregular cinta donde predomina el color rojo llena de surrealismo.

★★★☆☆ Buena

Frontieres

Otra joyita para el últimamente (Alta tensión, A l’interieur, Ils, Malefique)  tan de moda cine slasher francés. Bueno, quizá con el adjetivo de joyita soy demasiado  generoso, así que vamos a dejarlo en una simple y correcta adaptación francesa a la idea de Hostel. Digo idea de Hostel, porque el planteamiento de Frontiere(S) bebe mucho de la cinta  de Eli Roth. Digamos que está a medio camino entre Hostel y La matanza de Texas. Con más "miga" que Hostel, pero como una burda imitación de La matanza de Texas y clásico por  excelencia del cine de terror dirigido por Tobe Hooper.

Frontiere(S) comienza de una forma y acaba de otra totalmente diferente. Parte de una  secuencia de acción rodada a ritmo videoclipero al mas puro estilo Michael Bay; es decir,  prácticamente no ves nada gracias a un aberrante montaje. Parece que en sus 10 primeros  minutos estemos viendo la tercera parte de Bad Boys (dios no lo quiera). Tras la fallida presentación de los personajes, comienza el verdadero meollo de la cinta. Cuatro jóvenes  deciden huir de los disturbios parisinos para refugiarse en la muy liberal Amsterdam, pero claro, de noche harán la típica y errónea parada en el no menos típico lúgubre ¿hotel? del  que estás seguro no va a pasar nada bueno.

Evidentemente, y como cabía esperar, nada agradable ocurre en el citado ¿hotel?, pues la  ¿familia? que lo regenta es una psicótica y disparatada mezcla de personajes nazis a cada  cual más raro. Tras unas cuantas peleas, llegamos al ¿porque? de la cinta: la familia nazi  quiere engendrar un hijo con la chica del film para mantener el legado familiar hitleriano  intacto, y procrear una nueva raza de "sangre pura" (pese a que la prota es mas morena que yo), ya que los hasta ahora fetos nacían deformes. En fin, como podéis leer, el argumento no tiene ni pies ni cabeza, pero señores, estamos ante un slasher film y la verdad es que poco importa. Aquí hemos venido a ver hemoglobina, y si bien está no es derrochada en  abundancia como en A l’interieur, de sus compañeros franceses, las escenas gores están  bastante bien resueltas.

El responsable de Frontiere(S) se llama Xavier Gens y a algunos os sonará por ser el  responsable de la vergonzante Hitman, la cual no le pienso dedicar ni una mínima reseña. Otra adaptación de un videojuego que es destrozada en la pantalla grande (véase, Street Figther,  Mario Bros, Tomb Raider, Alone in the Dark, Doom etc.). Por lo menos, aquí en Frontiere(S),  Xavier Gens cumple; justito pero cumple.

Del apartado técnico destacar unos correctos efectos visuales, así como unas buenas cantidades de sangre y casquería, sobretodo en el tramo final de la cinta. Los efectos están  bien conseguidos, pero de debía dedicar más tiempo a indagar un poco más en las torturas. En los protagonistas, sobresale una muy creíble Karina Testa, como victima de la familia Hitler.

En resumen, salvo el fallido y efectista inicio de la cinta, y un pobre trabajo de guión y  escritura de personaje, salvable cinta solamente recomendable para los amantes del género.  Una vez más, el cine francés demuestra que no se corta un pelo a la hora de rodar cintas desagradables, donde el color rojo predomina por encima de todo y de todos. Ni muchísimo menos llega al nivel ejecutado en A l’interieur y Alta Tensión de Alexander Aja.
Lo mejor: Algunas secuencias reseñables y los efectos gore.
Lo peor: Su mal comienzo y la construccion de los personajes. La historia podía haber dado mucho más de si.
publicado por Jaime Martínez el 28 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.