Tu vida en 65 minutos destila humildad y buen hacer a raudales. Una preciosa historia llena de casualidades, de sentimientos reales y reflexiones capaz de sacarte una sonrisa y al mismo tiempo unas cuantas lágrimas. Hermosamente triste.

★★★★★ Excelente

Tu vida en 65 minutos

Hacía tiempo que no veía una película tan bonita como lo ha sido para mí Tu vida en 65 minutos. Creo que desde la maravillosa Bajo las estrellas no veía en la  pantalla grande (bueno… TV) algo tan emotivo como la cinta de María Ripoll.  Desgraciadamente, Tu vida en 65 minutos no disfrutó en su día de una buena distribución y  escasa gente conoce de la existencia de tan preciada joya del cine español. El film de María  Ripoll bebe mucho de Los amantes del círculo polar de Medem (salvando las distancias claro), cuando aborda temas existenciales entre el amor y la muerte, y sobretodo de las casualidades  de la vida. Como cabría esperar, no supera ni mucho menos a Los amantes del circulo polar,  pero si que es cierto que se le acerca bastante, tanto por su puesta en escena como su  excelente final. Escrita por Albert Espinosa (bravo por su labor y capacidad de emocionarnos  al mismo tiempo que nos dibuja sonrisas en la cara), Tu vida en 65 minutos es una grata  experiencia cinematográfica, una hermosa cinta que irónicamente está llena de dolor y  tristeza.

La propuesta inicial parte de una narración de un domingo cualquiera. Un domingo cualquiera,  tres jóvenes amigos leen la esquela de quien suponen es un compañero del colegio al que hace  tiempo perdieron la pista. Acuden al tanatorio y se dan cuenta de que se han equivocado: aquel entierro no es el de su compañero de escuela. A partir de aquí la confusión y el azar  tejen una historia de amistad, de amor y de muerte. Narra de forma brillante, Tu vida en 65  minutos, supone un viaje a través de la vida, con multitud de intercalaciones narrativas y  referencias que transforman algo cotidiano en algo precioso en forma de poesía natural y  callejera que rebosa en sus ricos diálogos.

La directora de Tu vida en 65 minutos, María Ripoll, respaldada por el excelente guión de Albert Espinosa, nos ofrece una bellísima y elegante historia en la que se mezclan con  soltura temas tan variados como el amor, la amistad y la muerte; sobre la cual gira toda la  película. Es una de esas películas que cuando la ves, resulta imposible no pararse a pensar  en la propia vida que llevamos, si es como la imaginamos, y que podemos hacer para mejorarla. Tu vida en 65 minutos no deja indiferente a nadie: o te encanta o la detestas, o la encuentras  hermosa o te parece una cursilada infumable. Particularmente, quiero verla como una correctísima película llena de imágenes bonitas y momentos inolvidables. Muchas veces, una  propuesta sencilla y fresca, se transforma en una obra de arte.

Si tengo que destacar algo de la cinta de María Ripoll (aparte del citado y elegante guión lleno de diálogos costumbristas muy bien resueltos) seria sin lugar a dudas la maravillosa  banda sonora que acompaña durante toda la película. Simplemente es brillante y muy acertada, sobretodo en el tramo inicial a ritmo de los Cure. Otro punto a favor reside en la dirección de actores y el trabajo de estos, destacando sobretodo la labor de Javier Pereira y Tamara Arias, llena de química y miradas que dicen más que las palabras llenando de magnetismo sus  interpretaciones.

Tu vida en 65 minutos destila humildad y buen hacer a raudales, vives las experiencias junto al protagonista, las haces tuyas y cuando acaba la película, te las llevas contigo para siempre. Pocas producciones pueden presumir de conseguir tanta eficacia en apenas 90 minutos. En resumen, una historia llena de casualidades, de sentimientos reales y reflexiones, situada  en un domingo cualquiera en la ciudad de Barcelona, un precioso escenario, para esta comedia  urbana. El guión, de Albert Espinosa es más aceptable, con grandes momentos, como las  reflexiones del protagonista en la -excesiva por momentos- voz en off. Pese a todo, una obra imprescindible dentro del panorama nacional.
Lo mejor: El guion, la banda sonora y el tristísimo final.
Lo peor: Que en consecuencia con el título, no dure 65 minutos sino 93. Entonces sería redonda.
publicado por Jaime Martínez el 28 mayo, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.