Excesivamente protocolaria y carente de alma. Michael Pitt se encuentra a años luz de la depravada y perturbadora interpretación de Arno Frisch, algo de lo que la película se resiente enormemente.

★★☆☆☆ Mediocre

Funny games (2007)

Protagonizada por Naomi Watts, Tim Roth, Michael Pitt, Brady Corbet, Boyd Gaines, Siobhan Fallon y Devon Gearhart, Funny Games U.S es la primera película en tierras estadounidenses del controvvertido cineasta bávaro Michale Haneke.

Remake de su propia película de 1997, Funny Games U.S cuenta la historia de una familia neoyorquina compuesta por una ama de casa, su marido y su hijo de 10 años, que son asaltados por unos jóvenes en su casa de vacaciones cerca de un lago.

Si ya de por sí resulta difícil el hecho de tratar de describir, descifrar y comprender cualquier película de Michael Haneke en una crítica, más difícil todavía se antoja hacerlo con Funny Games U.S. Y es que este remake hollywoodiense resulta ser un calco plano a plano, situación a situación, diálogo a diálogo, de una película fechada apenas diez años atrás.

Pero, en fin, algo similar ocurre con los remakes de películas de terror asiáticas con que Hollywood nos bombardea estos últimos tiempos.

Fummy Games U.S, por desgracia, no va a remover las mismas consciencias que el título original por muchos y variados motivos, a pesar de que la película propiamente dicha posee una notable factura y unas actuaciones más que correctas, sobretodo por parte de Tim Roth y Naomi Watts, quienes se encuentran a la altura de las que nos brindaran Ulrich Mühe y Susanne Lothar, dos habituales de Haneke, en su versión original. Y es que el primer agravio comparativo lo encontramos en la interpretación de Michael Pitt, quien no tiene ni la más mínima comparación con Arno Frisch, cuya mirada, actitud y familiaridad se antojaba difícil no ya de superar, si no de igualar, resultando uno de los principales handycaps de este remake.

Además, Haneke no logra sorprender ni causar el mismo impacto que con su metraje original por dos sencillos motivos: en primer lugar, porque el simple hecho de que se trata de un remake (léase en el sentido que se prefiera), y en segundo lugar, porque la participación de actores reconocibles por el público internacional resta verosimilitud, proximidad y realismo a la propia historia, por mucho que Haneke se haya esforzado en repetir su película plano a plano e incluso haya tratado de otorgar la misma textura a la película.

Así pues, diremos que Funny Games U.S bien puede servir de iniciación a ese particular director que es Michale Haneke, si bien el visionado de su versión original causará, sin duda alguna, muchísimas más emociones y sentimientos que esta revisión. De este modo, este remake es poco más que un eco de la Funny Games original, de gran factura, todo hay que decirlo, pero carente de esa aparente improvisación y frescura de la película original, en un título que se antoja excesivamente protocolario.
publicado por Oscar Martínez el 2 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.