La sensación que ‘El Incidente’ debe ser parecida a la que produce la misteriosa afección de la película en sus víctimas: petrificación, seguida de apatía, seguida de unas ganas enormes de quitarse de enmedio.

★☆☆☆☆ Pésima

El incidente

Pocos directores en los últimos años han disfrutado del estatus que actualmente atesora M. Night Shyamalan. Desde su exitazo masivo con ‘El sexto sentido’ en 1999, el director de origen hindú se labró una reputación de director tremendamente comercial y, a la vez, desarrollaba unas coordenadas fácilmente reconocibles en su cine: guiones elaborados y sorprendentes, puesta en escena elegante, decisiones técnicas y estéticas impecables… parecía que Spielberg había encontrado heredero.

Parecía.

Tras comenzar el siglo con cuatro éxitos encadenados, Shyamalan dividió a crítica y público con ‘La joven del agua’, y se dejó parte de su reputación. Ahora, viendo ‘El Incidente’, uno puede llegar a preguntarse quién es el verdadero Shyamalan: el fino creador de atmósferas de hace tan sólo unos años o el torpe, muy torpe, escritor y realizador responsable de una de las peores películas de lo que va de año.

Y lo malo de ‘El Incidente’ no es el punto de partida: una ola de misteriosos suicidios en cadena azota la ciudad de Nueva York. Las alarmas se disparan, y la población huye de lo que parece una epidemia que barre todo el Noroeste de los Estados Unidos. Elliot, profesor de ciencias de instituto, intenta encontrar la respuesta a la amenaza mientras corre por salvar su vida.

A diferencia de otras propuestas del director, en ‘El Incidente’ no hay peligro a la hora de entrar más en detalles sobre el planteamiento original, ya que comienza y termina ahí mismo: gente corriendo asustada ante la gran amenaza. Shyamalan malgasta toda su munición narrativa en los primeros diez minutos de película, despreocupándose casi al completo por los personajes, y así es imposible entrar en la huída desesperada que ocurre durante el resto del metraje. Elliot, el protagonista (inexpresivo Mark Whalberg), es un tipo más preocupado por su crisis de pareja que por el caos a su alrededor; Alma, su mujer (Zooey Deschanel, un par de ojos preciosos y nada detrás), corre a su lado; el resto de personajes son tan planos que apenas se puede escribir una línea sobre ellos. Y según avanza la trama, la cosa empeora hasta límites grotescos, como el último personaje que se nos presenta.

Además, Shyamalan establece unas reglas para la amenaza totalmente arbitrarias y caprichosas, y lo que parece peligroso en una parte del film se revela inofensivo en otras. El peligro, con el paso de los minutos, deviene en recurso para recordar a los personajes (y al espectador) que está pasando algo.

Y si el gran problema, a nivel argumental, es el nulo desarrollo de personajes, la puesta en escena es un problema en sí misma, quizá reflejo de la poca fe de los productores en el film: la imagen impactante de una Nueva York en plena evacuación es sustituida por una tímida escena de hora punta en estación de tren. De las escenas describiendo los efectos de la plaga, mejor no hablar.

En el plano técnico la cosa es aún peor: el look visual de ‘El Incidente’ está muy por debajo de la elegancia de ‘El Protegido’ o ‘El Bosque’, llegando a contener planos terriblemente pedantes, como cierta despedida ralentizada estilo telefilm años 80. El resultado de esta mezcla es una atmósfera irreal y antipática, que termina por sacar de la película al espectador más bienintencionado.

Aspectos positivos, muy pocos: la impactante secuencia del suicidio masivo de obreros y la resultona (aunque a ratos chillona) música de James Newton Howard. Muy poco más.

La sensación que ‘El Incidente’ debe ser parecida a la que produce la misteriosa afección de la película en sus víctimas: petrificación, seguida de apatía, seguida de unas ganas enormes de quitarse de enmedio. Un 3.
Lo mejor: El planeamiento inicial y alguna escena de sucidio bien resuelta.
Lo peor: Narrativa plana y caprichosa, puesta en escena poco ambiciosa, personajes inexistentes, tensión por los suelos... para qué seguir.
publicado por Plissken el 12 junio, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.