El desarrollo del relato potencia el horror y la crueldad propios del caso, apelando a los recursos más genuinos, una puesta metódica, sencilla y directa, e interpretaciones memorables, elementos que la hacen merecedora de todos los elogios.

★★★★☆ Muy Buena

An American Crime

Antes de consagrarse con el rol protagónico de la sorprendente Juno, la talentosísima joven Ellen Page encarnó brillantemente a la adolescente Sylvia Likens, quien fuera asesinada luego de ser sometida a numerosas torturas por parte de la mujer que cuidaba de ella y su hermana, y sus hijos, un caso brutal ocurrido en Estados Unidos en 1965.

El resultado, que en manos de otro realizador podría haberse inclinado a un thriller cargado y efectista, provoca un escozor mayor al funcionar dentro de una puesta en escena que destaca la naturalidad del contexto en el que ocurren los hechos, con una precisa ambientación de época, y un fuerte crescendo dramático que evoluciona a la par de la progresiva perversión de la protagonista, una estupenda Catherine Keener que compone su personaje centrándose en su desequilibrio mental y su carácter dominante. La idea que sobrevuela la narración del caso, es la de una familia y una madre que son capaces de las peores atrocidades para tapar un hecho concreto (el embarazo no deseado de una de sus hijas), hecho que comienza a carcomer la débil estabilidad de la familia, presa de una hipocresía instalada en toda la sociedad.

Esta idea, junto con la exhibición de la crueldad de los niños y adolescentes de la familia y de todo el vecindario que, casi por inercia, son capaces de cualquier vejación sobre el cuerpo de la pobre Sylvia, están claramente expuestas en una película cuya extrema crudeza radica precisamente en la falta de estridencias y manierismos visuales, y en un guión por demás inteligente. Si bien podemos criticarle ciertas inútiles “escapadas” narrativas sobre el final (particularmente el clímax, que imagina la huída de la joven y el reencuentro con sus padres, antes de desembocar en el desolador y conocido desenlace del caso), el desarrollo del relato potencia el horror y la crueldad propios del caso, apelando a los recursos más genuinos, una puesta metódica, sencilla y directa, e interpretaciones memorables, elementos que la hacen merecedora de todos los elogios.

publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.