Al final todo es un juego, bastante divertido, donde nada es lo que parece y lo único que hace la película es jugar con el pobre espectador y no con Naomi Watts and Family.

★★★★☆ Muy Buena

Funny games (2007)

Un matrimonio y su hijo viajan a su casa de verano donde se encontrarán con dos maniacos que les harán pasar miedo. Ése es a grandes rasgos el argumento de Funny Games. Y es más, sin contar suspiros, ni gritos ni sollozos, el guión no debe tener más de seis páginas. Nada parece indicarlo, pero Funny Games es una obra maestra.

Empieza como una buena película de terror, con mucha tensión incluso en las escenas a pleno sol y con música de Haendel de fondo. Y podría estar bien si la película siguiera así, pero no, va cambiando y el espectador debe ir aceptando las transformaciones. Al final todo es un juego, bastante divertido, donde nada es lo que parece y lo único que hace la película es jugar con el pobre espectador y no con Naomi Watts and Family.

El miedo es uno de los factores de la película. El miedo en forma de tensión y suspense, como "Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario". La violencia física está presente pero mucho menos que en otros filmes y además de forma no explícita. Es mucho peor la violencia psicológica y el chantaje que sufren los personajes junto con el espectador. No tiene mucho que ver con la violencia sádica de otros largometrajes como "Hostel" o la saga "Saw"

Funny Games puede gustar o no, pero es una película transgresora, muy inteligente y muy impactante donde la sorpresa está asegurada. El humor oculto, inteligente y negro, de Haneke también se puede apreciar, llegando incluso a ser ofensivo. La película parece que tiene la función de negar todo desenlace que el espectador se pueda imaginar, truncando esperanzas. El guión está perfectamente trazado, con unos (escasos) diálogos muy elocuentes. Impactantes son los comentarios de la escena del final en la barca. Al final, es el espectador el que decide si aceptar o no el juego, si dejarse llevar por la estética de la película y disfrutar o rechazarla por completo.

No hace falta mencionar el genial trabajo de Haneke. Cada escena dirigida con pulcritud, con un ritmo lento que no decae por su constante tensión. También deja ciertos objetos-icono que serán recordados. Los guantes blancos y los impolutos jerseys níveos, la pelota de golf y los palos…

En cuanto a los actores, están acertados aunque no destacan especialmente ya que es la atmósfera angustiosa la que atrae todas la atención del asistente. Michael Pitt, es el adecuado para ese papel porque la verdad es que tiene cara de psicótico. Naomi Watts, desde mi punto de vista hace su trabajo de forma más convicente que en la saga "The Ring", y el niño, Georgie, para ser tan joven no desentona.
Es una película recomendable para los amantes del terror psicológico, un filme inteligente y muy conseguido que sólo tiene una pega: que está repetido.

La película es un remake plano-por-plano del filme homónimo del 97, lo único que aquél estaba rodada en aleman. Mucho ha sido criticado por ello Haneke. Es verdad que puede llegar a ser innecesario esta copia, pero tiene sus ventajas.
Lo mejor: Haneke. El guión. La atmósfera. La tensión y la angustia. Los actores.
Lo peor: Que esté repetida.
publicado por Manuel Beirán el 17 agosto, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.