Vicky Cristina Barcelona es, tras varios años esperando ver una película española de Woody Allen, una auténtica decepción que sólo se salva gracias a una esplendorosa Penélope Cruz que presenta su más firme candidatura al Oscar.

★★☆☆☆ Mediocre

Vicky Cristina Barcelona

Hace muchos años que esperábamos con ansia ver la primera película rodada en España por Woody Allen, y tras haber visto Vicky Cristina Barcelona -menudo titulito, por cierto-, lo único que uno puede pensar es: ¿qué ha pasado con el auténtico Woody Allen y por qué nos han traído a este impostor en su lugar?

Se mire por donde se mire, en Vicky Cristina Barcelona -cuantas más veces se escribe o se lee el título más le rechinan a uno los dientes- no hay ni rastro del estilo ni de la personalidad de Woody Allen. Pero lo peor no es eso -al final y al cabo, eso hizo en Match Point y le salió una obra redonda-, lo peor es que aparezcan en el film muchos elementos que no encajan con el cine de Allen. Para empezar, la cinta nos sorprende con un narrador -del que no se llegará a saber nada- en forma de espantosa voz en off, y en cuanto a la música, elemento fundamental en el cine de Allen, en Vicky Cristina Barcelona el cineasta neoyorquino se dedica a repetir los dos temas principales de una forma tan cansina que al final consigue que el espectador les coja dentera. No obstante, lo más grave es una historia insulsa que no ofrece el más mínimo interés, una pretendida reflexión acerca del amor y sus efectos destructivos y reparadores en el ser humano. Detractores y admiradores de Woody Allen siempre coinciden en lo ricos que resultan sus guiones y sus personajes, algo que hace a Vicky Cristina Barcelona simplemente decepcionante. Otro elemento muy negativo del film son los tópicos en los que incurre en cuanto a la cultura e idiosincrasia de la sociedad española -¡esas terrazas flamencas en Barcelona y Oviedo, por no mencionar a un pintor “catalán” nacido en un pueblecito asturiano!-. Lo mejor de la película con diferencia son las apariciones de una magistral Penélope Cruz, que se halla en auténtico estado de gracia interpretando a esa recurrente mujer mediterránea apasionada y ligeramente trastornada. Bardem cumple con su trabajo al igual que Rebecca Hall, mientras que Scarlett Johansson, sin dejar de resultar correcta, firma una interpretación algo anodina e insuficiente para lo que podría esperarse de ella.

Vicky Cristina Barcelona es, tras varios años esperando ver una película española de Woody Allen, una auténtica decepción que sólo se salva gracias a una esplendorosa Penélope Cruz que presenta su más firme candidatura al Oscar.

Lo mejor: Sin duda, Penélope Cruz
Lo peor: Que Woody Allen haya perdido su identidad como narrador
publicado por Francisco Bellón el 18 septiembre, 2008

Enviar comentario

Etiquetas relacionadas

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.