De todas formas quitando estas virtudes nos encontramos con un producto menor realizado a la medida de un publico juvenil cortando de raíz la violencia explicita que suele deparar el realizador.

★★☆☆☆ Mediocre

Reflejos

El cine asiático lleva desde unos años siendo una fuente inagotable de Remakes americanos. DARK WATER, THE RING, THE EYE, llamada pérdida entre otras alimentan las faltas de ideas del todopoderoso HOLLYWOOD. Sin embargo todas estas copias no deparaban demasiada calidad.

Reflejos es un nuevo acercamiento al celuloide asiático remakeando (El otro lado del espejo), dirigida por Kim Seong-ho en 2003. Trabajo que sin duda sobrevuela por encima de sus antecesoras sobre todo por el buen hacer del francés ALEXANDRE AJA que con su anterior trabajo, valga la redundancia también Remake de las colinas tienen ojos donde se gano el aplauso de crítica y aficionados al horror.

De nuevo los espejos sirven como conducto en el reflejo de la doble moralidad humana, donde el alma es torturada en su visión, leyendas de seres castigados tras una visión negativa, siempre jueces de nuestros miedos internos.

Por desgracia no se aprovecha este juego quedando en una concesión a la comercialidad de un aja que pierde algunas de sus señas de identidad. Lo mejor radica por un lado en la sobriedad de KIEFER SUTHERLAND tan de moda por la serie 24 que carga con el peso de todo el filme. Entre los secundarios destaca la guapa protagonista de CRANK AMY SMART.

Por otro lado la habilidad de crear atmósferas inquietantes a raíz de su decadente fotografía, música escalofriante, luminosidad que en todo momento ayuda en su malsano ambiente.

De todas formas quitando estas virtudes nos encontramos con un producto menor realizado a la medida de un publico juvenil cortando de raíz la violencia explicita que suele deparar el realizador. Da la impresión de haberla visto tantas veces que estamos deseando que pase para ver si nos cuenta algo nuevo o si se nos muestra lo mismo al menos de manera original. Nada de eso ocurre, y asistimos a un lamentable espectáculo que roza lo absurdo, sin fondo, sin contenido, sin explicación coherente ni convincente, el guión se dirige directamente a su autodestrucción cuando trata de remontarse a los orígenes del mal encerrado en los espejos. En ese momento no nos podemos creer que la película se convierta en una extraña mezcla de Poltergeist, El Exorcismo de Emily Rose, y un fracasado intento de emular al cine de terror asiático. Con un mensaje sobre la condición humana muy indefinido acompañado de una plana dirección, es todo un paso atrás de alguien que prometía momentos terroríficos.
Lo mejor: La atmósfera en determinados momentos.
Lo peor: Un guión que naufraga lamentablemente.
publicado por Andrés Pons el 6 octubre, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.