muchocine opiniones de cinedesde 2005

Más allá de carencias técnicas o interpretativas, “”Oh my god”” destaca por la frescura de su planteamiento.

★★★☆☆ Buena

Oh, my God

Situémonos por un instante en un parque de una ciudad cualquiera. Sentados en un banco, dos amigos degustan tranquilamente un par de apetitosas hamburguesas. De pronto, uno de ellos rompe el silencio con una cuestión peliaguda: "Tío, ¿tú crees en Dios?".


Así comienza Oh my god, cortometraje del joven realizador sevillano Luis Calderón. Esta pieza cómica, de apenas diez minutos de duración, está estructurada en torno al diálogo que mantienen tres parejas de adolescentes, diálogo que repite siempre el mismo esquema: uno de los interlocutores pone en tela de juicio la existencia de Dios y el otro, en cambio, defiende la fe en una entidad superior.

Más allá de carencias técnicas e interpretativas, lógicas en un producto de esta naturaleza (es decir, que no goza del respaldo de un gran presupuesto ni cuenta con un reparto compuesto por actores profesionales), Oh my god destaca por la frescura de su planteamiento. Es el guión (obra de propio Calderón, quien a modo de "hombre orquesta" también se encarga de la producción y el montaje), a mi parecer, el punto fuerte de este corto. Un guión original y sorprendente. Los diálogos, salpicados con alguna que otra referencia pop (ahí está la mención a la serie Doraemon), huyen de la carga trascendente que podría deducirse del punto de partida argumental y se convierten en fiel reflejo del lenguaje cotidiano. Así, un tono irónico y mordaz impregna toda la obra (incluido el oportuno giro final).

Ya he mencionado que la película peca de algunos defectos de carácter típicamente amateur: un par de primeros planos un tanto forzados, por ejemplo. Pero, con todo, creo los aciertos de Oh my god superan ampliamente a sus errores. Y es que no en vano Calderón y su troupe de actores consiguen lo más complicado: arrancar una sonrisa al espectador.

 

 

 

 

publicado por Joaquín Torres el 8 octubre, 2008

Enviar comentario