Se ha dicho con toda la razón que Escalofrío en la noche es la película más Hitchcock de Eastwood. Prometedor debut de Clint en la dirección cinematográfica.

★★★☆☆ Buena

Escalofrío en la noche

Dave era un locutor y DJ de radio que acompañaba a las almas solitarias y nocturnas con su susurrante voz, que presentaba temas de jazz y leía poemas. Era un seductor nato, un cazador de la noche. A pesar de que podría decirse que tenía una novia, Tobie, a la que mantenía en el plano emocional del contigo ni sin ti, Dave tenía a sus espaldas una larga lista de amoríos, a los que despachaba con el sempiterno "ya te llamaré". Tenía, además, una fan acérrima que le siempre que le llamaba al estudio pedía el mismo tema, el nebuloso "Misty". Dave tenía también un buen amigo, el barman Murphy, con quien jugaba en la barra al "acoso y derribo". Era un particular juego ajedrecístico con tapones como piezas, y al cual solía ganar Dave, cuando la chica guapa de la barra le aceptaba una copa. Pero llegó un día en que esa chica resultó ser no sólo su mayor fan, sino su mayor pesadilla. Escalofrío en la noche es la historia de esa relación obsesiva, y la historia de cómo Clint Eastwood se convirtió en director de cine.

La primera oportunidad seria que Clint tuvo de dirigir fue con corto sobre la figura de su amigo Don Siegel, un pequeño documental promocional consecuencia de su tercer trabajo juntos, El seductor. Entre 1970 y 1971 Clint iba a convertirse por fin en director, y Don le permitiría rodar toda una escena de Harry el Sucio. Pero el productor en la sombra Jennings Lang no se lo pondría tan fácil. Aunque el proyecto de Escalofrío en la noche fuera de la productora de Eastwood, la Malpaso, el actor aún tenía deudas contractuales pendientes con la Universal. Clint le hizo saber a Lang que quería dirigir, pero éste se mostró reacio a que la estrella se pusiera tras las cámaras. Tras varias discusiones Lang aceptó imponiendo algunas condiciones: Eastwood no cobraría por su trabajo como actor, se conformaría con un porcentaje de taquilla e interpretaría otro film para la Universal. Eastwood aceptó.

El actor le había comprado los derechos de la historia a Jo Heims, un ex-trabajador de la Malpaso que aspiraba a ser guionista. Aun faltaban unos cuantos años para que se pusieran de moda las cintas sobre stalkers, acosadores y amores obsesivos, pero Eastwood se interesó por el tema a raíz de un suceso que leyó en un periódico. Parece incluso que en su juventud sufrió los amores de una chica un tanto ida. También le atrajo el hecho de que en esta ocasión el villano fuera una mujer, cosa poco habitual por entonces. Además el actor había decidido que nunca malgastaría dinero ni tiempo rodando una película. El rodaje de Escalofrío en la noche prometía ser rápido y barato.

Aunque Eastwood hubo de renunciar a bastantes cosas para poder rodar el film, se sorprendió de que los estudios le dieran luego total libertad en el rodaje. Tan sólo hubo de luchar contra la peregrina idea de usar "Strangers In The Night" como tema principal. Eastwood se salió con la suya y "Misty" sería el leifmotiv de la película. También logró que los estudios cediesen en la elección de la co-protagonista, Jessica Walter, quien había impresionado al actor en un film de Sidney Lumet.

Tal como había querido, el rodaje fue barato y rápido. Usó escenarios naturales tanto como pudo. La acción se desarrollaba en Carmel, una población costera californiana, donde el actor fijaría su residencia, y de la cual llegaría a ser alcalde en los 80.
El ambiente también fue estupendo. Convenció a Don Siegel para que interpretara un pequeño papel, el de Murphy. Don tuvo sus dudas pero aceptó. Debió ser curioso el acontecimiento. El primer día de rodaje comenzó con una escena de Don, con lo cual un director inexperto dirigió a un actor inexperto. Además Eastwood se encargó de hacerle saber a Don lo mal que lo pueden pasar los actores haciéndole repetir una tema once veces, hasta que le dijo al cámara que pusiera película para rodar.

Se ha dicho con toda la razón que Escalofrío en la noche es la película más Hitchcock de Eastwood. El actor bebía de los clásicos, y al igual que media humanidad era admirador del talento del británico. La historia que Eastwood se disponía a rodar tenía paralelismos con algunas cintas de Hitchcock, y la influencia de éste se dejó sentir en la ópera prima del actor. El propio Hitchcock llamó al actor para comunicarle que le había gustado la película, y de paso hablarle de una posible colaboración futura.

El film se abre con un largo y bonito plano aéreo sobre la costa de Carmel, mientras desfilan los títulos de crédito. La cámara se va acercando poco a poco hasta que culmina en la figura del pinchadiscos Dave, quien observa el mar tras sus gafas de sol. El plano aéreo podría corresponder fácilmente a cualquier película de la saga de Harry Callahan, constituyendo además una reminiscencia de los largos y celebrados zoom in del maestro Hitch.

Creo que podría decirse que el espíritu del maestro del suspense sobrevuela toda la película. Eastwood mide el clímax del fuero interno de los personajes usando el zoom, rápida o lentamente según sea el caso, y congelando los rostros en primeros planos. También obtiene contundentes escenas de acción intercalando rápidos planos, especialmente en los furiosos ataques de la psicópata Evelyn, con rápidas sucesiones de planos desde distintos ángulos. Incluso uno podría leer un guiño a Hitchcock en el plano de una mano que agarra una cortina.

De todas formas Escalofrío en la noche no es una mera copia de Hitchcock. De hecho la mayoría de las veces que alguien intenta copiar al maestro acaba fallando estrepitosamente. Pero sí que parece que a Eastwood no le importó dar rienda suelta a sus influencias, montándose su propio thriller de suspense. También cabe decir que Eastwood le dio un toque mucho más moderno a su cinta, siguiendo un poco la moda pop que inundaba el cine de entonces. Como suele ocurrir con las películas de aquella época, lo que entonces era modernidad hoy es algo desfasado o nostálgico como mucho. Aun así el actor y director primerizo se dio el gusto de incluir actuaciones rodadas en el Festival de Jazz de Monterey.

Escalofrío en la noche es en definitiva un estupendo debut del Eastwood director. Es una especie de mezcla entre un proyecto personal y una cinta comercial, objetivos que muy pronto iría disociando cada vez más. No es una película redonda, pero muestra a las claras que el actor tenía madera como autor y cineasta. Desde luego había hecho los deberes, y se destapó con un sólido thriller que se ganó a la mayoría de la crítica, cosa que no volvería a lograr en mucho tiempo. Además nos regaló una de las malas más inquietantes de la historia; Jessica Walter dio vida a una psicópata inolvidable, sentando un precedente directo para la Glenn Close de Atracción fatal. De hecho la Walter se lleva prácticamente todo el protagonismo del film, no sólo porque Eastwood le cediera parte del mismo, sino porque su interpretación es brillante, bastante más que la de Clint, quien no estuvo tan brillante como en sus otros trabajos de aquel año, El seductor y Harry el Sucio. Aun así logra momentos memorables, como esa gran escena en la que su fija mirada de incomprensión vacía nos descubre que Dave por fin ha comprendido que tiene entre sus brazos a una psicópata.

Escalofrío en la noche, debut como director del último clásico vivo. Tal vez resulte obvio decirlo, pero cualquier admirador de Eastwood debería dedicarle uno o varios vistazos a esta película.
publicado por Moebius el 15 noviembre, 2008
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.
WhatsApp us whatsapp