muchocine opiniones de cinedesde 2005

Divertimento que carece de algún tipo de trascendencia y valor como si lo logró el clásico de 1951.

★★☆☆☆ Mediocre

Ultimátum a la tierra

Hay un adigio popular que dice “Todo Tiempo Pasado Fue Mejor” y con El Día que la Tierra de se Detuvo, la sentencia parece cobrar sentido. Este filme se basa en el guión creado por Edmund North quien a su vez se basó en una historia del escritor americano de ciencia ficción Harry Bates. La cinta ganadora de un Globo de Oro se estrenó gracias a la 20th Century Fox en el año 1951 y fue estelarizada por Michael Rennie, Patricia Neal y Hugh Marlowe aparte de ser dirigida por nada más ni nada menos que Robert Wise, el mismo de dos de los mayores clásicos del cine, hablo de West Side Story (Amor Sin Barreras) con la que obtuvo ocho premios de la Academia y la Novicia Rebelde con la que obtuvo cinco reconocimientos más.

En su momento, esta película fue todo un fenómeno cinematográfico que se arriesgó a realizar una cinta de ciencia ficción basada en el tema de los extraterrestres en medio de una época convulsionada, cargada de conflictos bélicos que causaron en la humanidad profundos miedos y que además, provocó un enorme cambio de mentalidad. Con el panorama lleno de tanta destrucción y sed de poderío, surge este film distinto para su época, que planteó un tema poco explorado, pues en aquel entonces, poco o casi nada era lo que se hablaba acerca de los ovnis (o al menos abiertamente) y que adicionalmente quiso promover un mensaje de precaución haciendo un llamado a no continuar con la auto destrucción de la humanidad y cualquier otra especie que habita en este tierra, pero también quiso dejar un mensaje contundente de esperanza y amor.

Pero no fue lo único grandioso de la cinta pues a pesar de valerse de una temática llamémosla irreal, el guión quedó perfectamente claro, su historia quedó totalmente convincente y lógica. Aspecto que no ocurre con esta nueva adaptación. El Día que la Tierra se Detuvo 2008 cambia varios aspectos cruciales de la historia original, casi es una obra aparte que toma más bien referencias de su antecesora. Los personajes no son exactamente los mismos, no tienen el mismo origen, aparte de incluir una serie de aparatejos en forma de “arañas” que aparecen y desaparecen de la nada sin explicación alguna.

No cabe duda que el guión sufrió una adaptación a nuestra época no solo por la ayuda que nos brinda la tecnología (que aún así me quedo con la original), sino porque sale a relucir la mentalidad americana de pretender controlar todo incluso a los “venidos del más allá”. Por eso vemos en la película todo un despliegue de armamentos sofisticados para intentar destruir a los extraños visitantes, como sino no fuera obvio el hecho de pensar que si aquellos “seres” son capaces de viajar miles de años luz de distancia, pues deberán poseer una inteligencia y tecnología superiores que nos dejaría inquestionablmente indefensos. Pretender encaminar este clásico del género por este aspecto es lo peor que le sucedió a la cinta, reflejando su intención de ser un divertimento que carece de algún tipo de trascendencia y valor como si lo logró la versión de 1951.

La película de Wise se despojó de cualquier elemento absurdo e ilógico y construyó una verdadera historia que abrió la mente a la imaginación y la puso a pensar en la probabilidad de la existencia de vida en el resto del universo, además de demostrar lo pequeño e insignificantes que podríamos ser al convertirse esto en una realidad. El mensaje de carácter ambiental que pretende esta trama, tampoco llega con fuerza en la versión 2008, y no llega con fuerza porque “subliminalmente” la advertencia de vivir en paz se imparte a una pequeña porción de la tierra (los americanos), algo sin duda mal dimensionado en esta historia, que no ocurre con la original en donde este mensaje se da a todo el mundo y la misma cinta se encarga de mostrarnos al asiático, judío, africano, etc, digiriendo esta misiva proveniente de una inteligencia superior.

En mi opinión lo único para destacar de este remake, es la actuación del pequeño Jaden Smith retrato vivo del grandioso talento de su padre, Will Smith. Aunque su personaje es muy distinto al original, lograron con él una propuesta única y bastante interesante, demostrando que es un niño con un talento innato que tiene un futuro muy promisorio.

Lo mejor: la actuación del pequeño Jaden Smith
Lo peor: el nuevo guión
publicado por Sandra Ríos el 16 diciembre, 2008

Enviar comentario