Muy discreta, aunque también simpática.

★★☆☆☆ Mediocre

El cañón del paraíso

Un agente federal se introduce en una compañía de teatro ambulante con objeto de desenmascarar a una peligrosa banda de falsificadores que operan junto a la frontera con México.
El jefe de la compañía es un viejo bribón, que además de engañar a los parroquianos con falsos elixires, les roba si puede el reloj o la cartera. Tiene una bella hija, que se sientre atraída, recíprocamente, por el agente federal, que se ha hecho pasar por vaquero que busca trabajo.
Mientras, en el pueblo más cercano, está Curly Joe, el jefe de la banda, que está a punto de llevar a cabo una nueva operación
.

 

Uno de esos pequeños westerns producidos por la Lone Star, que tanto operaba en los años treinta.
Aquí, John Wayne se fogueó, antes de interpretar al protagonista de la inmortal "La diligencia", de John Ford.
En esta ocasión, de nuevo el metraje es de algo menos de una hora de duración, habiendo en dicho tiempo lugar para la acción, el humor y el romanticismo.
Todo ello llevado de forma acostumbrada por la Lone, esto es: discretamente. Aunque también con simpatía. Y es que el realizador de este pequeño western: Carl L. Pierson, tenía su gracejo.
No tiene nada de particular este film, siendo uno más de tantos en este género y productora.
Para ver y olvidar.

Lo mejor: Es simpática.
Lo peor: Es muy poca cosa.
publicado por Victor Bilbao el 6 enero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.