Will Smith patina con este drama sin chicha, dando vida a un ángel moderno. Tiene momentos entretenidos, sí, pero en momentos es innecesariamente confusa.

★★☆☆☆ Mediocre

Siete almas

La nueva de Will Smith, un drama sin demasiado fundamento. Coge la premisa de "Me llamo Earl" y quítale la comedia. Un hombre que cometió un error y busca remediarlo, y está dispuesto a hacer los mayores sacrificios, y de fondo, una bonita historia de amor con una aquí adorable Rosario Dawson.

La película empieza contando el final, con lo que el espectador sabe desde el principio lo que va a pasar, pero la narrativa es peculiar, ya que pese a conocer previamente el desenlace, consigue que el espectador no se termine de enterar de qué está pasando. Suceden cosas, sin demasiada relación aparente con el hilo conductor, y finalmente, casi de soslayo, se explica el por qué. Y efectivamente, no cuesta mucho enterarse de qué ha pasado cuando se termina la película, pero como pasa a veces, se pierde en detallas y descuida lo principal.

Podría decirse que la historia es el personaje de Will Smith tratando de enmendar ese error, pero la película no va de eso, es la romántica historia del inspector de Hacienda Ben Thomas (Will Smith) y la deudora moribunda Emily Posa. De fondo pasan cosas, aparece el personaje de Woody Harrelson, en la primera y última escena, y alguna vez por el medio, que se supone importante, y pasa totalmente desapercibido.

La película pasa totalmente desapercibida y no aporta nada nuevo, incluso la idea teóricamente principal recuerda muchísimo a la española "El regalo de Silvia".

Lo mejor: La película logra ser tan confusa como previsible, a la par que tediosa por momentos.
Lo peor: Rosario Dawson, su dulzura es encantadora.
publicado por Jokin García el 26 enero, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.