El empleo de la música le da un extrarodinario clímax épico.

★★★★☆ Muy Buena

Yojimbo

"Un mercenario se pone a sueldo de dos familias rivales, comenzando a matar a los de un bando por indicación del contrario y viceversa".

 

La película que le dió ya, verdaderamente, fama internacional al maestro Kurosawa.
Está muy bien realizada, con unos movimientos de cámara y puesta en escena que causaron furor en aquellos tiempos.
El empleo de la música le da un extrarodinario clímax épico, y la intepretación del gran Mifune un áura no visto hasta entonces, dando pie a un estilo de héroe que sería imitado hasta la saciedad en años venideros. Un hombre venido de no se sabe dónde, que quiere no se sabe qué, de pocas palabras e intenciones oscuras…pero que al final, se ponde de parte del más débil o menos corrupto, según sean las circunstancias.
Excelentes escenas de acción, con esas explosiones de violencia, con sangre a chorretadas y miembros desmembrados, y un sabio empleo del humor, con fina ironía, marca de la casa Kurosawa.
Una obra maestra que tal vez hoy en día no resulte tan espectacular como en el momento de su estreno, pero que sigue siendo una lección de cine.

Lo mejor: La música. Toshiro Mifune.
publicado por Iñaki Bilbao el 2 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.