muchocine opiniones de cinedesde 2005

Una película más bien anecdótica con una fotografía brillante.

★★★☆☆ Buena

December Boys

Ver a Daniel Radcliffe fuera del universo de intrigas y hechizos mortíferos parece ser el principal gancho de December Boys, o al menos la causa por la cual esta película se edita en DVD en Argentina. El hecho es sin dudas todo un desafío para el actor y para el público, que en muchos casos verá este film como en intento del joven por emanciparse del personaje ideado por J. K. Rowling.

Puedo concluir que el intérprete ha elegido un personaje a su medida, uno que le permite explotar otras caras de los mismos conflictos que ya ha experimentado como Potter y demostrar sus dotes histriónicos. Mas en cuanto a la cinta concluyo, por otra parte, que el olfato no le ha funcionado del todo bien. December Boys es una buena película, con espíritu noble y buenas intenciones, pero falla ocasionalmente por su ejecución rutinaria y corrección.

Típico coming of age sin vuelta de tuerca al subgénero, la película no sólo ofrece al mencionado acontecimiento interpretativo, también tiene unos cuantos momentos memorables que logran transmitirnos (con total honestidad) las emociones de estos cuatro huérfanos, alguna linda reflexión sobre la soledad y la paternidad más una explotación muy ingeniosa de los preciosos paisajes australianos, gracias a la impresionante labor del director de fotografía. La cosa arranca en un orfanato donde los “December Boys” (los chicos llegados en diciembre, de ahí el título original) son invitados a festejar su cumpleaños pasando una temporada en la casa costera de un matrimonio sin hijos. Ellos (Misty, Sparks, Spit y Maps) con gusto aceptan. Uno de ellos (Misty, que también es el típico narrador en off desde su edad madura) escucha a los vecinos (Teresa y Fearless) que quieren adoptar a uno de ellos puesto que la mujer no puede concebir, y entonces comienzan las rivalidades que socavan el vínculo de los cuatro chicos. Todos se reconocen como hermanos, se quieren y defienden mutuamente, pero el vínculo padres-hijos será la prueba de fuego a su lazo.

Lo cierto es que también los chicos están en la etapa de las hormonas en pleno revoloteo. El más grande (Maps-Radcliffe) comienza a darse cuenta que le importa más jugar a otras cosas con una chica de la costa que con sus inseparables amigos, y acá la película alcanza sus mejores momentos tras unos fluctuantes minutos iniciales con mucho regodeo en el preciosismo y poco avance dramático. El director pierde el rumbo en el minuto diez, lo recupera un poco después y lo mantiene bastante bien hasta el final, aunque se nota que delega mucho peso a sus intérpretes para sostener esta película. Abundan las escenas inconclusas antes de tiempo o los innecesarios detalles “poéticos”, como ese negro equino que merodea la playa o el pescador y su presa legendaria en quienes se sienten ecos la novela de Herman Melville, todos ellos elementos que en la novela de Michael Noonan debieron sonar mejor que en su traslado a la pantalla.

Paradójicamente, esta secesión conduce a muchos de los ciertos dramáticos de December Boys, porque aunque el director tenga graves problemas para los remates sí se demuestra hábil en la dirección de casting marcando (y explotando) muy bien a Daniel Radcliffe y a su partenaire Teresa Palmer, dos buenos intérpretes que si han mostrado alguna hilacha en el pasado ha sido por falta de una dirección de actores sólida. Con el objetivo en claro ambos explotan tensiones con minimalismo y abundancia de matices, auxiliados por la banda sonora que les provee de climas bucólicos pero también cargados de sexualidad implícita en los temas rockeros.

No puedo decir que algo esté demasiado mal, pero tampoco que haya muchas cosas que estén demasiado bien. Aunuqe los niños transmiten una autenticidad elogiable y la cinta se disfruta, la falta de personalidad del director a la hora de apropiarse de este subgénero ya un tanto agónico le resta mucho a su hijo cinematográfico, dejándolo como algo más anecdótico que como un film verdaderamente trascendente, como una nota al pie de página en el párrafo destinado a la carrera de un intérprete o director.

Lo mejor: Confirma la solvencia de Radcliffe y descubre en Teresa Palmer a otra intérprete prometedora. Para el primero, en cuanto al talento, hay vida luego de Harry Potter.
Lo peor: La dirección errática y ciertos recursos literarios que pretenden ser poéticos pero terminan en un despropósito.
publicado por Lucas Gagliardi el 4 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.