muchocine opiniones de cinedesde 2005

Vale la pena verla por su intensidad, su propuesta apasionada, el realismo y el honesto mensaje que pretende llevar. Se disfruta de una Wislet madura, preparada que explota todos los matices de una madre y una mujer que quiere cumplir sus sueños.

★★★★☆ Muy Buena

Revolutionary road

Era fácil suponer que después del fenómeno que representó Titanic, ganadora de once premios de la Academia y posicionada como la cinta más taquillera en la historia con un recaudo que supera los mil ochocientos millones dólares, la cinematografía se confabularía para reunir de nuevo a la pareja Kate Wislet y Leonardo DiCaprio. Quienes esperaron ansiosos este reencuentro debieron aguardar doce años para que esto sucediera. Gracias entonces a la adaptación hecha por el guionista Justin Haythe basado en la novela con mismo título del aclamado escritor Richard Yates este sueño de muchos es a hoy una realidad.

Un Sueño está basada en la primera obra de Richard Yates escogida por Time entre las 100 mejores novelas de habla inglesa. Este escritor profundamente influenciado por el estilo de vida norteamericano de mitades del siglo XX, escribió esta novela que refleja el deseo de un matrimonio por abrirse paso en la senda de sus sueños y aspiraciones en medio de una sociedad que después de dos guerras mundiales se vio sumida en un profundo conformismo, tan profundo y contagioso, que hace de esta historia un drama totalmente universal y atemporal. Pienso que ni siquiera en vida este escritor, tan marcado por la guerra que vivió en carne propia al alistarse en las fuerzas armadas y sufrir de la separación temprana de sus padres (cuando solo tenía 3 años), supuso la fuerza que esta historia recobraría con el tiempo.

No hay mejor momento que éste para llevar a la pantalla gigante la vida de Frank (Dicaprio) y April (Wislet) Wheeler una joven pareja que siempre se sintió diferente a las demás y que deseaba luchar por sus ideales; no obstante poco a poco van perdiendo el norte de esos sueños y casi sin darse cuenta se van sumergiendo en el mismo estilo de vida de amigos, vecinos y conocidos, llevados también a este punto por circunstancias del destino; los hijos. Pero considerando que nunca es tarde y que no hay un obstáculo tan grande para lograrlo, April decide romper los esquemas y retomar eso que la hizo aferrarse a su amor. Por desgracia la vida nuevamente les prepara un nuevo tropiezo poniendo al descubierto la fragilidad de su relación y lo profundamente distanciados en pensamiento que están el uno del otro.

Revolutionary Road es una historia con vida propia, profundamente humana, intensa, ágil, altamente realista. Sam Mendes (esposo de Kate) su director, hace la lectura más acertada de esta desgarradora novela y la recrea de muy buena forma a través de una nítida fotografía, una maravillosa música y un sobrio colorido que fue cauteloso en la ambientación y que a pesar de lo atemporal que resulta ser, respetó la época en la que la situó Yates.

A través de Frank y April se pone de manifiesto la dinámica de los matrimonios de ayer, de hoy y de siempre desde lo más hondo de sus fibras, haciendo que cobre sentido la premisa que dice “la mentira es lo que prolonga el tiempo de una relación en crisis”. Este es uno de los aspectos que más cautiva de Revolutionary Road, pues lejos está de ser una novela idílica y si muy cerca de sentir a muchos identificados o comprometidos, para bien o mal, con la amalgama de sentimientos que experimentan estos dos personajes. Inevitable se hace el hecho de reflexionar sobre este punto, pues lo cierto es que en el conformismo en que el se ha vivido, se vive y por desgracia parece que se seguirá viviendo, la mentira es su más grande alimento ya que “apacigua” la cruel realidad.

Para interpretar el papel de April se necesitaba una actriz que fuera capaz explotar todos los matices del rol y así lo hace Kate Wislet en quien recae el 80% de este gran drama. En Revolutionary Road se puede ver ya a una actriz madura, experimentada, a la que se le puede ver todo un proceso y que deja atrás con toda vehemencia su interpretación de Rose en Titanic. De hecho, lo arrollador de su interpretación deja mal plantado a Dicaprio pues lo hace ver mucho más débil y menos preparado para este papel, a pesar que no se debe desconocer que la pareja Wislet/Dicaprio funciona en cuanto lo visual se refiere. Por fortuna Wislet ha sido merecidamente reconocida por este personaje en el pasado premio de los Globo de Oro con el galardón a Mejor Actriz Drama.

Para “ensalzar” aún más el realismo de esta historia, aparecen otros personajes que agudizan el conflicto y representan en carne viva valores terrenales como el miedo, la sinceridad, la envidia, la avaricia, el amor y el deseo que son cabalmente interpretados por Michael Shannon quien hace un grandioso papel por el que está nominado a Mejor Actor de Reparto en los próximos premios de la Academia, Kathy Bates, con su enorme calidéz, Kathryn Hahn, Zoe Kazan y Jay O. Sanders.

Un Sueño, es una cinta que vale la pena ver por su intensidad, su propuesta apasionada, realista y el honesto mensaje que pretende llevar. Es una cinta en la que se disfruta de una Wislet madura, preparada que explota todos los matices de una madre y sobre todo de una mujer que quiere a como de lugar hacer cumplir su sueños. Algo por los que todos pasamos en algún momento de nuestras vidas.

publicado por Sandra Ríos el 6 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.