Sin ser la obra maestra que da la impresión de ser, Slumdog Millionaire es una fábula contemporánea, una historia tierna y conmovedora que ofrece una visión positiva y esperanzadora de la vida aún en los momentos más duros y difíciles

★★★☆☆ Buena

Slumdog millionaire

Al igual que una conocida marca de cerveza, Slumdog Millionaire, por donde va, triunfa. Danny Boyle debe estar harto ya, en el buen sentido, de acudir a tantas ceremonias a recoger premios, y debe ser todo un quebradero de cabeza para él tener que redactar discursos de agradecimiento que parezcan originales y frescos. O al menos sólo un par para la noche del 22 de Febrero.

Por encima de todo, Slumdog Millionaire es una fábula moderna, un canto a la alegría de vivir aún en las condiciones más desfavorables (lo cual, en una de las regiones más desfavorecidas del planeta, es poco menos que un infierno)y que ofrece una mirada repleta de esperanza y optimismo a pesar de los crueles reveses del destino. A través de los ojos de un joven analfabeto que está a punto de ganar un gran premio en un conocido concurso de televisión, Boyle nos va mostrando, de una forma dulcificada y sin tampoco querer ahondar en la herida, las condiciones de vida en la India y la evolución que ésta ha experimentado recientemente. No obstante, a pesar de las nobles intenciones de la cinta y del buen hacer de Danny Boyle y de su equipo (excelentes la fotografía de Anthony Dod Mantle y la música de A.R. Rahman), Slumdog Millionaire es una película ligeramente sobredimensionada y sobreestimada. Los primeros minutos son algo confusos, y debido a su estructura narrativa, uno tarda en meterse plenamente en la trama. Una trama que exige al espectador un acto de fe, ya que en un guión sujeto con alfileres la mayoría de situaciones están cogidas por los pelos. Las interpretaciones, aunque correctas, adolecen de fuerza y garra. De hecho, el momento en que a Dev Patel y a Freida Pinto se les ve más convincentes es en la secuencia al más puro estilo de Bollywood que acompaña a los títulos de crédito finales y que nadie debe perderse.

Sin ser la obra maestra que da la impresión de ser, Slumdog Millionaire es una fábula contemporánea, una historia tierna y conmovedora que ofrece una visión positiva y esperanzadora de la vida aún en los momentos más duros y difíciles.

Lo mejor: Su mensaje positivo y vital
Lo peor: El guión está sujeto con alfileres y mucha esperanza
publicado por Francisco Bellón el 12 febrero, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.