muchocine opiniones de cinedesde 2005

Los abrazos rotos, un film melodramático tintado con guiños al más puro estilo Almodóvar. El abrazo es el reflejo de una relación de amor que nunca pudo culminar.

★★★☆☆ Buena

Los abrazos rotos

Nueva entrega de Almodóvar, en concreto la número 17, ésta vez no es un tributo a la mujer como nos tenía acostumbrados en anteriores films, es una melodrama con una de sus últimas y Oscarizada musa, Penélope Cruz, en un papel nada fácil, que mas adelante comentaré.

Nada nuevo bajo el sol en cuanto a guiños Almodóvar se refiere, primerísimos primeros planos para enfatizar un gesto o un estado emocional, estética pop-art, homenaje a varias de sus anteriores musas con apariciones breves de Chus Lampreave, Rosy de Palma y Kiti Manver, y como es habitual de su hermano Agustín Almodóvar. Y algo nuevo, referencias a anteriores películas suyas como “Mujeres al borde de un ataque de nervios” reflejada en la película “Chicas y maletas” que están rodando los protagonistas, o “Tacones lejanos”, y otras que han marcado su vida como “Viaje a Italia” de Rossellini, a modo de pequeño apunte, en palabras del propio Almodóvar el día del pase de prensa.

Todo comienza en la relación materialista que Lena la protagonista y aspirante a actriz, tiene con Ernesto Martel un hombre rico que vive muy enamorado de ésta, y es dominado por la fatalidad, los celos, el abuso de poder, la traición y el complejo de culpa, hasta tal punto que decide producir la película que Lena va a rodar junto con el tercero en discordia, el director de cine Mateo Blanco. Éstos mantienen un romance a escondidas, hasta que Ernesto se entera y tienen que huir de Madrid juntos. Pero éste es el principio de la fatalidad que está por llegar. Aquí la duplicidad juega un papel importante, Mateo se queda ciego, y se convierte en su pseudónimo Harry Caine, una duplicidad o prolongación de sí mismo, al igual que el hijo de Ernesto Martel. Mientras y de forma paralela, está la productora de Mateo, una enamorada de éste, resentida y oculta en un tercer plano, pero no menos importante, junto a su hijo. El desenlace de todo este entramado, merece ser visto en el cine…..

Una de las anécdotas que nos contó Pedro Almodóvar durante el pase, y merece una reseña a modo de anecdotario, es que una de las escenas, cuando Ernesto Martel contrata a una lectora de labios para leer los labios de los vídeos que su hijo graba a su amada Lena durante el rodaje con Mateo, por sus incontrolables celos y sospechas, está inspirado en la boda de los príncipes de España, Don Felipe y Doña Leticia, cuando ella le dijo a él “es todo tan hermoso” y una redactora de Telecinco lo leyó de los labios en el programa porque no se le oía, y a Almodóvar le marcó hasta el punto de utilizarlo como recurso en la película.

“Los abrazos rotos”, es el reflejo de una historia de amor que no puede culminarse por una serie de fatalidades y obsesiones, está llena de sentimientos, donde sus protagonistas nos cuentan que han puesto el alma.

Banda sonora de Alberto Iglesias como en anteriores títulos, adereza éste film en forma de enfatizar el género dramático de la misma, consigue emocinar.

No dejen de ver esta película, de un Almodóvar que nada tiene que ver con “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del monton”, mucho mas recatado, mas maduro y mas reflexivo, no pierdan detalle.

Lo mejor: Penélope Cruz y Blanca Portillo, grandes interpretaciones, llenas de emoción y sentimiento, muy creibles, nada que ver con sus registros habituales.
Lo peor: Las secuencias en las que aparece la película que han rodado.
publicado por Eduardo Lario Zapata el 16 marzo, 2009

Enviar comentario