muchocine opiniones de cinedesde 2005

Poco terror pero de mensaje inquietante

★★★☆☆ Buena

28 días después

Película que para un servidor es un punto y aparte en el género zombie. Y es que a veces aparece una película que cambia el rumbo de un género y lo hace evolucionar, no me atrevo a decir si para mejor o para peor, pero al menos surgió una alternativa a los muertos vivientes de G. A. Romero.

28 días después no se trata de una gran película de inmensa originalidad y muy buenas actuaciones, para nada. Su director fue el creador de la buena Trainspotting (1996; Danny Boyle) y de la mediocre La playa (2000; Danny Boyle) donde contó con Leonardo Di Caprio.

En esta ocasión decidió traspasar las fronteras entre la realidad y la ficción para ofrecer un producto que asombra más por sus paisajes que por su acción. Y es que no en vano, su objetivo no queda claro en toda la película porque si algunos buscan un film de zombies se pueden encontrar con una película que otorga más importancia a la denuncia social que al puro terror.

Nada más comenzar nos damos cuenta de que es un film atípico. Su estética visual es más típica de películas bélicas, su desarrollo es lento y casi todas las escenas de acción cuentan algún tipo de conflicto social y/o de intereses. Definitivamente, no es un film típico. Su argumento se encuentra a caballo entre los films de culto El último hombre vivo sobre la Tierra (1964; Ubaldo Ragona) y El día de los muertos (1985) y las partes de cosecha propia son simples matizaciones del resto de situaciones. Pero enlazando con lo dicho anteriormente, lo que de verdad impacta en este film son sus paisajes, como ese Londres desierto o esos páramos verdes. La película es muy rápida, no tarda casi nada en arrancar, y a media película tendremos un descanso en el que nos irán enseñando los destrozos, sin duda la parte más aburrida. Pero el film vuelve a ponerse interesante cuando, haciendo referencia a la citada El día de los muertos, llegan a una base militar donde por cierto tienen a un zombie cautivo que recuerda horrores a Bub.

A partir de ahí su director juega con nosotros al quien será más cruel, ¿los humanos o los zombies?, y no para de plantearnos situaciones que bien podrían ser preguntas sociales que bien podrían ser cuestiones filosóficas.

Lo bueno del film es que con todo esto, aparte de hacernos pensar, nos introduce en una atmósfera muy sutil en la que sin necesidad de tirar de trillados efectos cinematográficos, como esperpénticas subidas de volumen, es capaz de tenernos atrincherados a la butaca. Los actores mantienen un nivel y la evolución que sufre el personaje principal, muy dócil al principio y muy irritable al final del film, es bastante creíble vistas las circunstancias. Lo que no ayuda son las situaciones tan previsibles que se nos proponen, como la del túnel, y tampoco la música ayuda a meternos más en la película puesto que en muchos momentos parece como si la música fuera a su propio aire.

Para mi, una película que pasará a la historia por la aportación del término "infectado" y sus "efectos" sobre el humano, que aunque ya había surgido anteriormente se le atribuye a ella, y por poco más. por que uno se queda con ganas de más zombies, de más gore, de más cine clásico de zombies. Seguramente seré uno de los pocos a los que les gustó más la secuela 28 semanas después (2007; J. C. Fresnadillo) que esta.
Lo mejor: La crítica social y los
Lo peor: Poca acción y nada de terror.
publicado por Hugo Delgado el 16 marzo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.