The visitor

El pretexto argumental para enfrentar este carácter puramente anglosajón, seco, inexpresivo -y repito, aburrido- a la efervescencia de dos jóvenes musulmanes, es la llegada del profesor a su piso de Nueva York, y se lo encuentra habitado por dos chavales, que le han "alquilado" la vivienda a un conocido. Vamos, ocupas en toda regla. Para los norteamericanos, esto es algo aberrante, ya que la propiedad privada es uno de los bienes más preciados y salvaguardados por sus propias leyes (hasta el punto de, literalmente, poder matar legalmente a alguien que entre en tu casa sin tu permiso…). Pero desde el punto de vista de cualquier espectador no norteamericano, la historia resulta ya vista, simplona y aunque enternecedora por su directa forma de contarse, algo trillada. Jenkins, un versátil y excelente actor secundario que está empezando a ver recompensado su trabajo con trabajos tal lucidos como "Quemar después de leer" o de este film, por el que ha estado nominado al Oscar, resulta excelente en su registro contenido y abúlico. Pero esta anécdota, este film minimalista y acompasado, se queda algo vacío, cuando engarza otras historias -como la de la madre del chico protagonista- y se diluyen en un planteamiento que se agota al poco tiempo de establecerse en el film -esto es, el enfrentamiento entre la racionalidad y el orden de los norteamericanos de toda la vida, con la espontaneidad, las ganas de vivir y la ilusión de los recién llegados al país de las oportunidades (ja!)-. Cuesta trabajo creerse que Hollywood a estas alturas, haga cine social. O están muy mal las cosas (que lo están), o ahora se les ha despertado la conciencia (que a buenas horas…).
Lo mejor: Sin lugar a dudas, Richard Jenkins. El ritmo de la historia, magistral.
Lo peor: Ver otra vez lo que ya conocemos de sobra (y que ahora parecen haberse dado cuenta los nortemericanos...¿?)
publicado por Federico Casado Reina el 22 marzo, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.