La redención de un cascarrabias.

★★★★☆ Muy Buena

Gran Torino

Hace unos pocos meses que el señor Clint Eastwood nos obsequió con una gran película como es El intercambio, y ahora nos ha vuelto a sorprender con otro filme, de hecho se trata de una pequeña película que el intérprete de Harry el sucio hace que sea grande.

Walt Kowalski es un cascarrabias, veterano de Corea, que nunca está contento con nada. Su relación con sus hijos es mala y encima su mujer acaba de fallecer quedándose solo en su casa sita en un barrio que se ha llenado de inmigrantes asiáticos, que, como todo lo demás, parece que no le gustan, y más cuando el joven Thao intenta robarle su preciado Ford Gran Torino del 72. Un buen día sus vecinos hmong tienen un altercado con una banda del barrio, Kowalski les "ayuda" y ante tal hecho todos los del barrio le consideran un héroe. Tras otra situación comprometida se gana todavía más respeto, sobre todo por parte de la hermana de Thao, Sue. Éste será sólo el comienzo de todo un descubrimiento para él, de una historia de amistad y también de una forma de encontrar la redención.

Sorprende un tanto que los Oscar se olvidaran por completo de esta joya cinematográfica que es Gran Torino, en cuya sencillez esconde precisamente su gran baza. El personaje de Kowalski es de esos que no se olvidan, y se suman a la galería de cascarrabias que al final caen más que simpáticos, según mi punto de vista es uno de los personajes más curiosos y entrañables que ha interpretado el veterano actor y director.

Eastwood decidió hacer de Kowalski por la misma razón que hizo del entrenador de Milion Dollar Baby: se enamoró del personaje. Ciertas similitudes sí que tienen, aunque Frankie Dunn no era tan cínico pero sí igual de honesto a Walt Kowalski, en la película más galardonada del director también se narraba básicamente una historia de amistad (y superación), y a Gran Torino se le suma la de redención. Lo que sí que tienen ambas es la extraordinaria capacidad de trabajo y sensibilidad del director de Un mundo perfecto, que suma y sigue en su ascenso a convertirse en uno de los actores y directores más queridos en la historia del cine.


No me extraña el éxito que ha cosechado en Estados Unidos y el que está teniendo aquí en España, tanto la dirección como la actuación de Eastwood son dignas de elogios, el guión está plagado de diálogos chispeantes y un gran sentido del humor (amén de ser crítica con la sociedad estadounidense –y no estadounidense-); además el final es de esos con los que es inevitable emocionarse, supone toda una lección de principios. Id a verla, no os decepcionará.

Lo mejor: -Todo.
Lo peor: -Que pueda ser el último filme en el que Eastwood interprete un papel.
publicado por Raul Neovallense el 4 abril, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.