La sombra del poder

Kevin McDonald, que tan bien trazó una metáfora sobre el egocentrismo, el poder y la política en "El último Rey de Escocia" -con un superlativo Forest Whitaker- ahora se centra en algo mucho más americano, mucho más patrio -que diría algún cronista de Washington-: los entresijos entre los medios de comunicación, las corruptelas gubernamentales, y los casos de escándalos sexuales en el congreso de los Estados Unidos. Un desastrado periodista ladilla, un joven político y una recién licenciada que escribe el blog de un periódico son los ejes de este bien construido "thriller" que se basa en una exitosa serie televisiva "State of Play". El guión está muy bien escrito, y se vertebra en torno a unos personajes bastante ricos, aunque con cierta pátina de tópicos -el congresista aburrido, de vida perfecta y pasado heróico, el periodista amargado aunque brillante, la ambiciosa y joven becaria que quiere aprender del curtido articulista…-. Lo mejor del guión, son los giros en el sentido de la historia, que aunque a veces lleguen a desconcertar al espectador, tiene momentos muy logrados y sorprendentemente creíbles. Evidentemente, otro de los elementos en este film son los excelentes actores, donde podríamos destacar a la veterana actriz británica Helen Mirren, esplendorosa en su madurez, o a un orondo Russell Crowe, que se lo habrá pasado pipa hartándose de patatas fritas, hamburguesas, chocolatinas y "Cheetos", como el personaje que interpreta. Sería una injusticia no reconocer el esforzado registro de Rachel McAdams, que aunque no llega al nivel de estos pesos pesados, lo intenta a cada plano. Y ¿qué decir del mejor amigo de Matt Damon, el inexpresivo Ben Affleck? Pues hombre, con la mano en el corazón, no está tan plano y soso como en sus habituales interpretaciones. Si, la verdad es que no está mal para la tónica habitual de este actor, oscar al mejor guión por "El indomable Will Hunting" (compartiéndolo con su antes mencionado amigo del alma y compañero de universidad, Matt Damon). En líneas generales, es una película sólidamente construida que ha logrado zafarse de su origen televisivo para crecer en entidad, hasta lograr cierta brillantez, pero desde luego sin ser una obra maestra que pase a la historia. Es, simple y llanamente, una buena y entretenida película que hace una inteligente reflexión sobre el verdadero origen del poder y la forma de ejercerlo.
Lo mejor: Russell Crowe y Helen Mirren, impresionantes. El guión, muy bien escrito.
Lo peor: Algunos giros de la historia.
publicado por Federico Casado Reina el 28 abril, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.