muchocine opiniones de cinedesde 2005

25 kilates

Dirección Patxi Azmecua Intérpretes Francesc Garrido, Aida Folch, Manuel Morón, Joan Massotkleiner, Héctor Colomé.

La gran ciudad. El hábitat perfecto para buscavidas, estafadores, matones, mafiosos y policías corruptos. Abel es un tipo solitario que se dedica a cobrar deudas a morosos con métodos expeditivos. Kay, una jovencita que se dedica a robar coches y dar pequeños palos. Su padre, Sebas, un perista siempre metido en líos, siempre con deudas, siempre estafando a unos para saldar cuentas con otros. Garro, un inspector de la brigada anti-atracos de dudosa honestidad. Todos hartos de la vida que llevan. Todos deseando dar el último golpe, el gran golpe…

El thriller 25 kilates, es una película con una estructura narrativa diferente a lo que nos tiene acostumbrados el cine español. Película con ritmo y un sólido guión que también sigue a la perfección los cánones de un género poco establecido habitualmente en España.

Atrapa, transcurre a una velocidad adecuada, sabe dosificar la información, crea suspense y deja un buen sabor de boca. Todo ello gracias a  la sobresaliente descripción de unos personajes interesantes , definidos al detalle, que interiorizan distintos dramas individuales. Se habla de paternidad,  relaciones afectivas, fuertes vinculaciones a la figura paterna, etc Intervienen elementos como los lazos de sangre, la paternidad, el amor filial y la entrega al progenitor, todo ello mezclado en un ambiente decadente de corrupción policial, de subtramas oscuras y de elementos del más puro cine negro.

Pero el argumento principal reside en la naturaleza de unos personajes cuyo medio de vida es la delincuencia.

 

“25 kilates” no solamente está bien narrada y bien interpretada, también es digno mencionar otros aspectos como el guión, el montaje, la banda sonora y la fotografía. Todo  son piezas esenciales de este engranaje que funciona de forma compacta y segura. 

 

En definitiva, ésta es una buena película de cine negro made in Spain, sin complejos ni comparaciones que valgan.
<!–[if !supportLineBreakNewLine]–>
<!–[endif]–>

publicado por César Ríos Aguilar el 30 abril, 2009

Enviar comentario