Lobezno

Lobezno, a pesar de su carisma y su fama, nunca fue uno de mis mutantes preferidos: quizás sea porque era demasiado "evidente" su faceta de "rebel", o que sus poderes mutantes tampoco eran para tanto (ni volaba, ni leía mentes, ni siquiera echaba rayos por los ojos: solo era un borricote musculoso y pequeñín, con muy mala leche y con un factor de curación que le hacía casi invulnerable, además de un esqueleto de adamantium y unas garras que lo cortaban todo). Encima, el uniforme que llevaba (desde los inicios, de color amarillo y negro…) era bastante feíto. El caso es que nunca me gustó, vamos. Prefería mil veces al atormentado Cíclope, al divertido Rondador Nocturno, al atribulado Coloso, a la esquizofrénica Fénix, a la arrepentida Pícara o a la exuberante Tormenta. Es cierto que en la evolución del personaje en el cómic (su relación con Dama Mortal, toda su historia en Japón, su alianza con Nick Furia…) fue buena, y tenía momentos interesantes. Pero cuando me terminó de cautivar es cuando Bryan Singer dirigió la primera película de las franquicias, mostrándome a un Lobezno "real" mucho más carismático que el del cómic (y más alto!!). Lo mejor que podemos decir de este "spin off" de los Xmen, es que consigue unir todas las películas de la saga, y que todo encaja. Incluso se han buscado a un actor que interpreta a Stryker (Danny Huston, físicamente una versión más joven de Brian Cox, que aparecía en la segunda parte), y a un Liev Schreiber excelente, en una visión más "realista" de Dientes de Sable, aunque físicamente menos exacta que la de la primera parte de Xmen. El arranque del film es sin duda lo mejor, y a pesar de las licencias para el personaje -como las garras, que son de hueso y salen desde el principio-, tiene unos títulos de créditos iniciales que son de los mejores que he visto en muchos años. En serio, impresionantes, contándonos la vida de los dos hermanos, Victor y James Creed -es decir, Dientes de Sable y Lobezno, confirmando lo que ya se descubrió en el cómic…-. A partir de ahí, el film tiene un ritmo un tanto irregular, algo sorprendente en este director, que consiguió tenernos en vilo desde el primer al último fotograma de las excelentes "Tsotsi" y "Expediente Anwar". No obstante, es justo reconocer el buen tono general y unas secuencias de acción realmente espectaculares, así como la aparición de otra buena ración de mutantes (La Mole, Seductora, DeadPool, Aparición…) para disfrute del público general. Jackman, más cachas que nunca, también borda el papel en una traslación casi perfecta del personaje de cómic. Pero sobre todo, más que nada, es una película muy honesta: esto es espectáculo, y esto es lo que te ofrecen. Cuando intenta cambiar el tono, es precisamente cuando la fórmula falla; el intento de trascendentalidad, de mostrar algo más que no sean fuegos artificiales, termina por decepcionar, a base de personajes un tanto tópicos. Soberbia de factura, banda sonora memorable, es un muy buen producto de consumo, muy espectacular y funcional…aunque mejorable.
Lo mejor: Los títulos de créditos iniciales. Impresionantes. Hugh Jackman, muy bien encajado en el papel.
Lo peor: Alguna laguna en el guión, y una pérdida de ritmo tras la primera mitad.
publicado por Federico Casado Reina el 30 abril, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.