Terminator salvation

La saga Terminator está formada por altibajos tan grandes como la horda de fans que arrastra detrás, y cada uno de ellos tiene una opinión diferente. Después de que James Cameron se cascara dos obras maestras que eran una suerte de autoremake/secuela, Jonathan Mostow se arriesgó a continuar la saga con un capítulo bastante olvidable para el imaginario colectivo. Ahora, uno de los reyes actuales del palomiteo, McG, es el encargado de volver a poner en boga a los Terminators en una peli que no reniega de las anteriores, pero inicia otra línea diferente en la historia de los Connor.

En esta nueva entrega, Christian Bale interpreta a John Connor, lider de la resistencia contra Skynet y sus Terminators en un postapocalíptico 2018. El futuro en el que John Connor fue educado para creer se ve alterado por la llegada de Marcus, un extraño ser cuyo último recuerdo es haber estado en el corredor de la muerte. Connor debe averiguar si Marcus ha sido enviado del futuro o rescatado del pasado, mientras Skynet prepara su ataque final que podría acabar para siempre con la vida de la humanidad.

Con una línea argumental que ya resulta difusa en su sinopsis, no es de extrañar que el director tome el camino de enmedio y decida caminar de puntillas por la historia para abultar el metraje con cantidades ingentes de explosiones, fuegos y disparos, tanto, que se torna excesivo y gratuito. Resulta escandaloso que una de las sagas de ciencia ficción que puede presumir de tener una historia tremendamente interesante, más allá de la acción propia del género, caiga en el vacío argumental y en la mala planificación de guión para traernos este entretnimiento vacío e inconexo a unos seguidores que esperabamos, desde luego, bastante más.

El apartado técnico es impecable, tanto la atmosfera feísta postapocalíptica que se consigue, que te transporta realmente a un mundo desolado por los robots magnicidas, como la tecnología ultrafuturista y los impecables decorados de Skynet, igual que los efectos visuales y especiales. Increíbles. Pero eso sí, no pidas nada más porque no lo hay. Los actores cumplen correctamente con su cometido, aunque hay que hacer una parada obligada para destacar la enorme belleza de Bryce Dallas Howard, que no siempre consigue estilismos favorecedores en sus películas, pero que en esta, sin aparentemente nada excesivo, consigue robar literalmente la mirada del espectador cada vez que entra en plano. Igualmente, resulta curioso descubrir el cameo del gobernador de California Arnold Schwartzenegger.

En definitiva, una decepción mayúscula que no es tanto tras el tropezón de la tercera entrega, pero que nos deja con ganas de más, de mucho más. Será dura la espera hasta la próxima entrega, para ver que han vuelto a perpretar los responsables. Mientras tanto, podréis ver Terminator Salvation en los mejores cines desde hoy mismo.

publicado por Pablo López el 5 junio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.