Solo me cabe recomendarles que se dejen los prejuicios y las comparaciones en la puerta, se dejen llevar y disfruten de la película. Porque es disfrutable como pocas.

★★☆☆☆ Mediocre

Rec 2

No se ha hecho esperar. Tras el pelotazo en taquilla que fue [·REC], era bastante obvio pensar en volver a ese fabuloso edificio de la Rambla Catalunya barcelonesa que tan buenos sustos nos dió. Esta semana se estrena [·REC]², secuela directa que comienza dos horas después del final de la anterior y que nos trae sorprendentes novedades con respecto a su predecesora. ¿Mejor?, ¿peor?. Leedlo.

Durante todo este tiempo, los creadores de esta película no han querido desvelar datos sobre la trama. Es comprensible, pero no os vamos a escatimar detalles: Un grupo de GEOS entran en el edificio de la infección con un representante del Ministerio de Sanidad para investigar el foco de infección, pero todo tomará un camino inesperado cuando los policías se den cuenta de que el representante del Ministerio no es quién dice ser: es un sacerdote.

A partir de aquí, comienza el desenfreno y el frenesí. Los directores se atan la manta a la cabeza y dan al traste con todas las formalidades estéticas y narrativas de la anterior entrega para convertir al filme en una disparatada película de vísceras, sangre, niños y copla. Una mezcla de difícil digestión si no se conecta con ella desde el principio, ya corres el peligro de estar con cara de circunstancia toda la película.

Y es que, en contra de lo que cabría esperar, [·REC]² no es una película de terror,  como su predecesora, de hecho hay pocos momentos realmente terroríficos, y, aunque tampoco es netamente una comedia, si tiene momentos que se acercan más a un slasher de serie B que a un producto comercial como el que realmente es. Desconcertante, quizá, no se puede dudar. Pero sorprendente y extrañamente refrescante, en cualquier caso.

Porque frente al cambio de tono, a la espontaneidad de la trama, a la gratuidad de algunos (la mayoría) pasajes y al sindios de puntos de vista y movimientos espídicos de cámara no cabe reaccionar de otra forma. Autoparodia, e incluso autohomenaje (con esa cámara en el desván) en una cinta con pretensiones de arrasar a cualquier precio. Lo conseguirá, no lo neguemos.

Para cualquier aficionado o curioso, podrán ver la película a partir de mañana día 2 en los cines. Los que sean fieles seguidores de la franquicia, solo me cabe recomendarles que se dejen los prejuicios y las comparaciones en la puerta, se dejen llevar y disfruten de la película. Porque es disfrutable como pocas.
publicado por Pablo López el 1 octubre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.