Estamos flojos (muy flojos, diría yo) de ideas, y eso se nota en el cine, donde las buenas ideas empiezan a brillar por su ausencia

★★☆☆☆ Mediocre

Los sustitutos

El otro día hablaba de mezclar películas que funcionan con mayor o menor acierto, buscando en argumentos que han reventado la taquilla otros que hicieran más o menos lo mismo, este es el caso de la que película que nos trae “Los sustitutos” basado en la novela gráfica de Robert Venditti y Brett Weldele (publicada en España por Glènat) y cuenta cómo, en el futuro, todos los seres humanos estarán aislados y vivirán sus vidas a través de robots sustitutos que tienen mejor aspecto que ellos. Es decir, algo parecido a quien conoce a todo el mundo por Internet o quien está muy enviciado en Second Life, o juegos de red similares. Willis interpreta a un policía cuyo robot investiga el asesinato de los sustitutos de otras personas. Pero cuando se topa con una conspiración para devolver la humanidad a las personas, tiene que salir de su casa por primera vez en su vida y encontrarse con el mundo real.

 Es decir, mezclamos con mejor o peor acierto “Yo, robot” “Minority Report”, el comic en el que se basa la película, y un poco de gotas de la realidad de nuestros días, donde, enganchados a Internet pretendemos vivir otras vidas (a través de personajes virtuales) que no son nuestras, y tenemos poco más o menos el argumento e incluso el desenlace del film, incluso hay un momento de la película que a mi me recordó mucho a la reciente nueva serie “Flashfoward” y con la que no pude reprimir más que una leve y a la vez forzada carcajada. Estamos flojos (muy flojos, diría yo) de ideas, y eso se nota en el cine, donde las buenas ideas empiezan a brillar por su ausencia, y es que el personaje de Willis es el mismo que hace siempre, el argumento sorprende poco y en algunos momentos llega a ser confuso para el espectador (hay compases de la película que uno se tiene que sentar a analizar después, porque sino se queda a medias), y la facilidad con la que se pretende llegar al final (en apenas hora y media de metraje) puede resultar absurdamente boba e incluso preguntarse ¿Tanto para esto? En fin, como digo siempre, la idea es buena, pero podía haber dado muchísimo más de si.
Lo mejor: La idea inicial, que es bastante buena, lástima que se deje a un lado sin ahondar en ella demasiado.
Lo peor: Es risible, liosa en algunas ocasiones, y su final es tan chusco que deja mal sabor de boca.
publicado por Rafa Ferrer el 21 octubre, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.