muchocine opiniones de cinedesde 2005

Simpática película que agrada más de lo que a simple vista puede parecer y que, a pesar de su exiguo presupuesto, consigue entretener y jugar bien sus cartas. Nos queda la duda de qué hubiera sucedido si el film hubiera contado con más presupuesto…

★★★☆☆ Buena

Solomon Kane

Antes de nada, habría que dejar claro qué es lo que pretende esta película y cuales son sus armas a la hora de convencer al espectador. Solomon Kane es una buena película de Espada y Brujería, basada en un personaje de Robert E.Howard (quien ya creara a iconos como Conan, Red Sonja y, en menor medida, Kull el Conquistador…). Con un presupuesto bastante pequeño, Michael J.Bassett (que debutó como director con DeathWatch) tiene la ardua tarea de conseguir un producto capaz de competir con las superproducciones que hoy en dia, y más aún en épocas estivales, acaparan las pantallas de los cines de medio mundo con grandilocuentes efectos especiales, batallas épicas a  base de CGI, criaturas monstruosas y gigantescas que acaparan todos los planos…en definitiva, su misión es que 40 millones de dólares luzcan en pantalla como si en realidad fueran 400…y eso es bastante difícil de conseguir…

 

 

Pero al menos lo intenta, y no fracasa del todo en su cometido. Para empezar, Michael J.Bassett traza unos orígenes aceptables al personaje, de los cuales carecía, o no quedaban lo suficientemente expuestos en las novelas y los cómics. Así pues, Solomon Kane aparece en pantalla como un brutal y sanguinario soldado al servicio de Inglaterra en pleno siglo XVI, que en unos de sus saqueos cae víctima de una maldición. Ante tan oscuro destino, opta por intentar redimir sus pecados y abandonar el camino de la violencia y las armas, cosa que le será imposible ya que se verá obligado a empuñar de nuevo su estoque para hacer frente a las fuerzas del mal que acechan su tierra natal.

 

 

A partir de esta premisa argumental más o menos original, el film inicia un arduo camino que recorrerá durante más de hora y media con el mencionado objetivo de agradar y convencer. A su favor, cuenta con la correcta ambientación del personaje, que surca los peligrosos caminos de una Europa decadente y oscura inmersa en una plaga de peste negra. El acertado uso de los escenarios naturales ayuda a crear ese ambiente lúgubre y tétrico que empapa toda la película, queriendo mostrar un horizonte no muy alentador para el Viejo Continente. Lluvia, nieve, paisajes grises y descorazonadores…este es el mundo en el que Solomon Kane lucha para redimir su alma. Por otra parte, el protagonista no es el típico héroe que suele aparecer en este tipo de historias, sino que se  muestra mucho más humano, con un pasado del cual no se enorgullece, y con unos sentimientos muchos más terrenales tales como la ambición, el rencor, el odio y la rabia. En resumidas cuentas, Solomon Kane no es el típico paladín de cuento de hadas, sino más bien todo lo contrario: su historia esta bañada por completo en la crueldad, la venganza y la necesidad de aferrarse a cualquier cosa que le recuerde que es humano. Para ello no sólo se enfrentará a las hordas sin escrúpulos del villano de turno, sino que hará frente a sí mismo y a su propio pasado.

 

 

Estéticamente, la película puede recordar a muchas otras y parecer un pastiche realizado a base de tomar partes de uno y otro lado…Efectivamente, a simple vista puede parecer que si, pero no tenemos más que profundizar un poco para darnos cuenta de que el film está basado en un personaje de novelas y comic, y que la estética bebe directamente del original, creado por Robert E. Howard en 1928. Así pues, aquellos que proclaman a los cuatro vientos que Solomon Kane es una copia del Van Helsing de Stephen Sommers, deberian desistir de su errónea queja, puesto que más bien ha sido Sommers el que ha tomado elementos del personaje de Howard (sobre todo la indumentaria…) para confeccionar su cazavampiros y adaptarlo en su blockbuster familiar de enorme presupuesto y dudosa calidad.

 

 

El trabajar fuera del marco hollywoodiense y con un limitado presupuesto ha hecho que los actores sean menos conocidos para el gran público ante la incapacidad de poder permitirse el lujo de acceder a estrellas de primera fila. En el papel principal tenemos a James Purefoy, que carga de credibilidad su interpretación y se esfuerza al máximo para ofrecer lo mejor de sí hasta hacer suyo al personaje. El resto del elenco raya a un buen nivel, y cabría destacar por encima de todos a Peter Postlethwaite y a Mackenzie Crook, amén de un Max Von Sydow cuya presencia en pantalla, aunque con un personaje de peso, es efímera.

 

 

En definitiva, Solomon Kane es una simpática película que agrada más de lo que a simple vista puede parecer y que, a pesar de su exiguo presupuesto, consigue entretener y jugar bien sus cartas . Siempre nos quedará la duda de qué hubiera sucedido si el film hubiera contado con un presupuesto mayor.

Lo mejor: Convierte su limitado presupuesto en un punto a su favor rentabilizando al máximo cada dólar invertido y haciendo que luzca en pantalla como un film de mucha más envergadura e inversión.
Lo peor: Un final precipitado y algunos tópicos del género...
publicado por Diego Oliver el 10 enero, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.