Un digno suspense de terror con un final prometedor.

★★★☆☆ Buena

La huérfana

Contrariamente a lo que me viene siendo habitual con las películas de terror, La huérfana consiguió acaparar toda mi atención. Puede deberse a que no es una película de terror en sentido estricto, contiene grandes aromas de suspense y un guión equilibrado y sobrio que permiten un resultado más que aceptable. Otro factor sorpresivo fue su director, Jaume Collet-Serra, realizador de un bodrio con mayúsculas con actrices de la talla de París Hilton como La casa de cera, parece que esta vez ha elegido un proyecto saludable.

La realización de la película no tiene nada de novedoso, las técnicas del suspense y del terror las hemos visto un millar de veces, pero con todos estos clichés se ha conformado una buena y efectiva cinta capaz de sorprender a más de uno. Un matrimonio, con dos hijos y tras haber perdido a un tercero, decide salir de la crisis matrimonial en la que se han sumido adoptando un crío que ocupe el lugar del hijo no nacido. Por ello, acogen a una extraña y virtuosa niña llamada Esther, interpretada notablemente por la joven Isabelle Fuhrman. Esther a los ojos de sus padres es lo que comúnmente se diría, todo un encanto, pero detrás esconde un lado oscuro, no tendrá remordimientos para dañar a todo ser que se cruce en su caprichoso camino, una hija de puta en toda regla.

Esta familia, que vive en una casa-mansión a las afueras del mundo conocido, empieza a tener más problemas de los deseados. La madre (Vera Farmiga) se dará cuenta de que Esther no es la hija modélica de sus sueños, el caso será demostrarlo ante la máxima autoridad en la película: el marido –interpretado penosamente por Peter Sarsgaard– que tendrá claro la inocencia de su encantadora hija. El tiempo restante se sustenta sobre dos pilares: el suspense de no conocer el secreto que esconde Esther y la capacidad creciente de esta niña para hacer el mal, su inventiva y enrevesamiento no tiene límites, sus actos siniestros llegaran a la angustia.

De esta forma entramos en la senda final de la película, la mejor parte de toda la historia, resulta un halo de luz que ilumina todo el camino recorrido, el sin sentido se hará coherente a través de una conclusión que conseguirá que las dos horas de filme hayan merecido realmente la pena.
Lo mejor: Su final.
Lo peor: Falta de originalidad en la realización.
publicado por Miguel de Diego el 11 enero, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.