muchocine opiniones de cinedesde 2005

Kathryn Bigelow vuelve a repetir la experiencia de inyectar una dosis de adrenalina extra al espectador

★★★★☆ Muy Buena

En tierra hostil (The hurt locker)

Kathryn Bigelow ya sorprendió con K-19: The Widowmaker y esta vez vuelve a repetir la experiencia de inyectar una dosis de adrenalina extra al espectador, con una dirección que mezcla duro “realismo marine” y elegancia; se presenta hacia el público como una película independiente pero tiene algunos ingredientes que ya quisieran otras para sí. La película versa sobre una brigada especial de soldados estadounidenses que se dedica a la desactivación de explosivos en Irak, cuando su sargento fallece durante una misión de modo que la unidad queda al mando del soldado que llega para reemplazarle, el sargento James, de modo que este y sus compañeros deberán continuar su trabajo hasta que sean reemplazados, sin embargo el recién llegado, precipitado e imprudente, no tiene el sistema de trabajo de la antigua unidad. Mark Boal, borda el guión con propias experiencias escritas en primera persona ya que desde su puesto de periodista acompañó a una unidad de desactivación de bombas real y esto se deja notar. El hecho de que no tenga un argumento demasiado hilado no hace sino aumentar el interés en el día a día que es lo que estamos “viviendo” en la butaca sin tener otras distracciones, algo demasiado frecuente en el resto de películas bélicas; quizá se ralentiza algo en algunas secuencias, pero en seguida se vuelve a la explosión de acontecimientos. Lejos de caer en el tópico, los protagonistas no son héroes, no siempre llevan razón; dejando escenas memorables como la de los caza recompensas y la baraja de cartas estadounidenses con los criminales más buscados que existe realmente; o la forma de entrar, después del toque de queda, de un marine en su propia base. Las actuaciones de Jeremy Renner y Anthony Mackie están perfectamente coordinadas de manera que se crea precisamente el ambiente que requiere el film, sin embargo la actuación que sobre sale por sí misma breve pero aguda es la de Ralph Fiennes quien recuerda en algunos planos al Liam Nelson de K-19: The Widowmaker, y al que se le echa de menos el resto de la película. El director de fotografía Barry Ackroyd se luce dando un aspecto muy real y agobiante a unas escenas que parecen bañadas en sudor incluso en plena noche tal como requiere la película desde las primeras cuando se levanta la arena y el oxido en el coche se ve una escenografía y una paleta de colores equilibrada. Mención a parte merece la banda sonora, que no llega a la altura de lo esperado haciendo que algunas escenas parezcan más frías de lo que son y haciendo que el público concurrente no termine de congeniar con los protagonistas ni sus situaciones, siendo además de absoluto silencio en algunas de las ocasiones que mas merecían de un buen fondo musical. Sin duda estamos ante una gran película bélica que sin los medios que otras producciones similares que nos abordan si que contiene muchos elementos a los que precisamente esas superproducciones ni tan siquiera se acercan.  
Lo mejor: El guión excepcional de Mark Boal.
Lo peor: La banda sonora
publicado por Desiree Bressend el 29 enero, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.