Un grupo de soldados judíos se alían para matar nazis, y con un objetivo aún mejor: Matar nazis

★★★☆☆ Buena

Malditos bastardos

Me divierte escribir críticas, para qué os lo voy a negar. A veces hago algún que otro experimento, como escribir la crítica en verso (véase Indiana Jones), o escribirlo en sitios donde, de repente, me llega la inspiración. Esta mañana estoy desayunando en el Vips, me he pedido uno de estos desayunos americanos con tortitas, bacon, huevos y patatas fritas, por 3,70 €. En efecto, tengo hambre. Pero vayamos ya con la crítica mientras me sirven la Coca-Cola.

Malditos Bastardos es una película diferente, como todas las de Tarantino, que tiene ese nosequé, que nos mola y que luego tanto nos gusta alardear y presumir de haber entendido. El tío se puede tirar dos horas grabando a su perro en el jardín, que el público acudirá en masa a verlo. Esto es así. Supongo que se lo ha ganado. Es un director que puede hacer maravillas como Pulp Fiction y Reservoir Dogs, o algunos trabajos olvidables, como la reciente Death Proof. Malditos Bastardos se encuentra entre medias, es una película que gusta pero no termina de convencer, ofreciendo secuencias maravillosas combinadas con otras que no lo son tanto, teniendo así un producto que podría ser mucho mejor que se queda en un muy buen intento.

Me traen el desayuno, si me lo permiten, hago una parada de diez minutos para que mi estómago deje de rugir. Aprovechen para ir al baño. Como en los anuncios.

Ya estoy de vuelta. Estaba todo realmente bueno. He tardado el doble de lo esperado, pero… ¿a qué no han notado la diferencia? Con el estómago lleno escribo aún mejor, aunque no se ilusionen.

El argumento es un claro "Los nazis son malos" y vamos a matarlos porque son muy malos y muy feos. Un grupo de soldados judíos se alían para matar nazis, y con un objetivo aún mejor: Matar nazis. Deciden que es hora de acabar con los líderes de Tercer Reich en una historia ficticia (que habrá alguno que se lo crea) con momentos bastante hilarantes y divertidos. La violencia a veces es guay. Me lo pasé muy bien durante las dos horas y media de metraje, pero a Tarantino se le puede pedir más, ¿no? Un tío que se cree tan bueno (que no lo digo yo, que lo dice él mismo) debería demostrarlo a cada película que hace, pero claro, si ésto lo pongo como excusa para criticar la peli, ocultando que la verdadera razón es que me cae mal, me vais a mandar a la mierda.

¿Pero la película está bien o no? Preguntaréis desesperados. La respuesta corta a la pregunta es un Sí. La larga es… larga. Malditos Bastardos es de esas películas que mejoran con el recuerdo. No le falta de nada, pero sí le sobra un poquito de todo. Le sobra gore, le sobran malas actuaciones (excepto la de Christoph Waltz, que está espléndido), le sobran diálogos y le sobra metraje. Aún así me gustó, disfruté mucho viéndola. Y dicen (digo) que eso es lo importante.

Pido la cuenta al camarero. Me voy con la sensación de que he escrito algo muy bueno, como mi desayuno. Mi ego es, quizás, el único símil que tengo con Tarantino. Así me va.

Lo mejor: Christoph Waltz
Lo peor: Argumento mata-nazis-malos. Demasiado trillado.
publicado por Jesús Malpartida el 18 febrero, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.