La soga no es únicamente un juguete, un capricho de un mago del cine, un truco llevado al límite

★★★☆☆ Buena

La soga

Primera película en color de Alfred Hitchcock y todo un alarde técnico. El director decidió rodar la totalidad del filme en un único plano y en tiempo real, por lo que la cámara mantiene la misma toma que fue rodada en diez secuencias de ocho minutos cada una, suficientes para cambiar el rollo de película con elegantes transiciones. Nunca más se ha intentado hacer, por su excesiva dificultad. Dicen que ver el rodaje era toda una experiencia, con operarios quitando y poniendo los muebles, el suelo lleno de marcas y con el escenario que simulaba la ciudad con luces al anochecer y debiendo mover las nubes del cielo para que pareciera real.

La soga no es únicamente un juguete, un capricho de un mago del cine, un truco llevado al límite. El guión adapta la obra teatral de Patrick Hamilton en el que se esconde la relación homosexual entre dos jovenes que deciden asesinar a otro por el único placer de sentirse superiores. James Stewart hizo la primera película con el inglés y luego pasó a ser un actor habitual en su filmografía. Por último, aunque la película técnicamente sea muy interesante, ésta vez la historia no me consigue enganchar tanto como otras pelis de su director.
publicado por Xalons el 22 febrero, 2010
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.