muchocine opiniones de cinedesde 2005

“”Imprescindible un segundo (o tercer) visionado.””

★★★★☆ Muy Buena

Shutter island

El virtuosismo no consiste en demostrar el dominio y la capacidad para ejecutar una pieza cinematográfica. El virtuosismo es realizar un trabajo de forma profesional y en el camino, silenciosamente, señalar los billetes para que la marca quede impresa durante su vida útil. Sutther Island es una modélica adaptación cinematográfica que se atreve a ir más allá de lo que la novela original puede albergar. Aunque la historia esté plasmada más o menos tal cual, la película es un animal muy distinto. Ofrece una visión poliédrica de un texto más obtuso gracias a sus imágenes ambiguas que permiten al espectador juzgar por sí mismo lo que ha visto, dejando tanto espacio para la interpretación como una película de Jacques Tourneur o Mark Robson.

Es en la multi-referencia cinematográfica donde Martin Scorsese se ha permitido dar rienda suelta a su cinefilia. La historia es jugosa, y el director se divierte creando atmósferas góticas a lo Charlotte Bronte, se recrea en la tormenta de incógnitas y suspense de Alfred Hitchcock, y convierte a Leonardo Dicaprio en un Jack Nicholson interpretando Alguien voló sobre el nido del doctor Caligari. Podría ser esperable que la película fuera un trabajo menor en la filmografía del neoyorquino, ya que su coqueteo con el fantástico y la serie B pudiera ser tomado como una diversión culpable. Pero Scorsese demuestra su conocimiento de la verdadera serie B, la de maestros como Val Lewton, y convierte aquella máxima en la tuerca principal de la odisea sin salida en la que acaba convirtiéndose el largometraje.

Los fotogramas navegan entre tonos azulados y húmedos y los más cálidos en los momentos con fuego o determinados recuerdos. La fotografía y diseño de producción contribuyen a la sensación de claustrofobia que acaricia la quimera de Teddy Daniels. Todos los elementos contribuyen a crear un estado de volatilidad constante, donde el plano psicológico permeabiliza lo real y la banda sonora, muy reseñable, nos acompaña en el tortuoso camino hacia los laberintos de la locura.

Shutter Island es un trhiller vibrante que juega al despiste. Bajo su impecable formato, va incorporando a la trama pequeños anexos que crean cierta perplejidad, se acumulan demasiados elementos y los giros y flashbacks no acaban de llevar a ninguna parte. Una lectura simplista de la resolución final de la compleja trama puede crear la ilusión de que los logros almacenados durante el asfixiante viaje se echan por tierra en unos minutos. Pero precisamente, hasta ese momento no nos damos cuenta de que esa no era la película que pensábamos estar viendo, y es posteriormente cuando cobran sentido todos los detalles e inconsistencias. Puede resultar un desarrollo capcioso, pero la realidad es que cada pequeño gesto es una pista, y logra que la película deje huella dentro de la confusión. Es tan denso el poso que resulta imprescindible un segundo (o tercer) visionado.

Lo mejor: La película perdura en la memoria durante días
Lo peor: El final puede resultar muy tramposo.
publicado por Jorge Casanueva el 26 febrero, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.