muchocine opiniones de cinedesde 2005

Hace ya tiempo que el sello de este esteta se mueve a base de dólares y que su genio creativo azota a sus películas con ese pueril humor de parvulario,cada vez más común en sus rancias superproducciones

★☆☆☆☆ Pésima

Alicia en el país de las maravillas

Viene siendo habitual que cada nuevo proyecto de Tim Burton sea una suerte de revisión, remake o recreación de alguna otra película, obra de teatro o literaria de carácter fantástico. No se podría discernir si es Burton quien mueve la máquina de Hollywood o es ésta quien utiliza a Burton como una firma esencial para ofrecer, millones por delante, la “versión definitiva” del clásico de turno. Si hace 10 años el creador se destapó como un director muy limitado con su nefasta revisión de El planeta de los simios (Planet Of The Apes, 2001), su nueva versión de la obra de Lewis Carroll cierra el círculo sellando con un tedioso galimatías una etapa creativa pobre, marcada por la reiteración, la pomposidad y los presupuestos faraónicos con la marca de autor puesta en quinta marcha, olvidándose de que las películas necesitan algo más que árboles retorcidos o un recalcitrante Johnny Deep poniendo caras.

 Alicia en el País de las maravillas es una especie de tardía secuela que podría equipararse, por su punto de partida, al Hook (1991) de Steven Spielberg, pero donde aquella usaba la vuelta de un envejecido personaje principal a la tierra de la fantasía con causa y efecto, aquí tanto da que Alicia sea niña o adolescente, ya que la historia es igualmente inconsistente y se limita a rememorar personajes y situaciones de otras adaptaciones dentro de una trama forzosamente rectilínea. El libreto trata de dar una cohesión argumental al imaginario de Carroll que no necesita. Tampoco consigue condensarlo en una historia sólida. Fuera del terrible guión, pleno de eslabones demasiado flojos, la acción se apoya en un  apartado visual que ni arriesga ni sorprende, y resulta doblemente fútil con la incorporación de un chusquero efecto 3D en posproducción que sólo consigue crear molestias y oscurecer la proyección.

 La desgana del trabajo en la dirección no logra siquiera lidiar con los avatares del rodaje en pantalla verde y en más de una ocasión se vislumbra la descompensación de movimientos entre las actuaciones reales y la acción infográfica, que junto a la cargante partitura de Danny Elfman equipara el acabado de la obra con una producción de la serie Grandes Relatos para la televisión. Quizás lo único que funcione es el acertado casting de La reina Roja, ya que la insustancial  protagonista sólo sirve de contrapunto para el histrionismo del Sombrerero Loco o la reina blanca, sencillamente insoportables. Quizás lo que más sorprenda, viniendo acompañada del nombre que viene, es la sosería del conjunto, ya que pese a que la concisión narrativa nunca ha sido su fuerte, Burton aún mantenía cierto buen gusto estético con el que se ganó la simpatía de sus hordas de fans. Sin embargo, en esta Alicia hay horterada de diseño a brochazos, en la línea apuntada por su Sweeney Todd (2008), con secuencias que parecen salidas de un anuncio pitiminí de perfume femenino.Y es que esta nueva  Alicia ni es oscura, ni surreal, ni satírica, ni enigmática. Incluso la versión Disney resulta más adulta y extrañamente perturbadora. No debe sorprender, sin embargo, a quienes se dieron cuenta hace ya tiempo de que el sello de este esteta se mueve a base de dólares y que su genio creativo azota a sus películas con ese pueril humor de parvulario,cada vez más común en sus rancias superproducciones.

 

Lo mejor: !Que le corten la cabeza!!
Lo peor: El intento de dar sentido y moralina un viaje originalmente anárquico, cuasionírico.
publicado por Jorge Casanueva el 20 abril, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.