muchocine opiniones de cinedesde 2005

Ni Favreau ni el nuevo guionista Justin Theroux parecen tener ganas de ofrecer un espectáculo serio, y todo lo logrado con el personaje en la primera parte se desmorona desde buen principio

★★☆☆☆ Mediocre

Iron man 2

Las secuelas de superhéroes siempre son más a lo grande, y en este caso Iron Man 2 no es la excepción. Tenemos muchos más personajes, más efectos especiales y mucho más logrados, y escenas de acción más impresionantes, pero lamentablemente, el film también viene mucho más cargado de estupideces y de un humor que acaba volviéndose rimbombante y sobrante.

Tony Stark se ha convertido en todo un ídolo de masas y en un ser mediático que se pasa de gracioso y de chulito, el equilibrio logrado en la primera parte entre el histrionismo del personaje se ve aquí sobrepasado con creces y llevado al extremo. Después de diez minutos de película es prácticamente imposible creerse que semejante payaso sea uno de los hombres más inteligentes del planeta y que haya logrado la paz mundial. Robert Downey Jr. vuelve a componer un personaje que le va al guante, y muy similar al del reciente Sherlock Holmes, donde por cierto, también estaba más contenido que aquí.

Ni Favreau ni el nuevo guionista Justin Theroux parecen tener ganas de ofrecer un espectáculo serio, y todo lo logrado con el personaje en la primera parte se desmorona desde buen principio y uno tiene la sensación de estar viendo una parodia de Iron Man que la de un superhéroe que ha cambiado el mundo.

Pero el film tiene algunos aciertos, las escenas de acción son mucho más vibrantes que en su antecesora, aunque estas sean tan solo dos en toda la película, la escena que hemos visto en los trailers en la carrera de coches y la escena final con los drones. Y más nos vale omitir la ridícula escena de la fiesta en casa de Tony, porque resulta patética.

Iron Man 2 basa la caída de Stark en la contaminación de paladio que causa su batería y que le está matando poco a poco, perdiendo así una oportunidad única de recrear la famosa saga de El Demonio en una Botella, donde el personaje caía víctima del alcoholismo. ¿No hubiera sido mucho más dramático, cercano y creíble contarnos está historia que lo del paladio? Por que la solución al problema de la contaminación de su sangre se acaba resolviendo de una forma absurda, rápida y sin nada de emoción.

El que mejor sale parado del film es sin duda Mickey Rourke, que compone un villano de lo más estrafalario y carismático, y que no cae en lo risible de otros personajes. El bueno de Sam Rockwell hace lo que puede por defender el personaje que le toca, un inseguro empresario rival de Stark de lo más imbécil y patético que por mucho que se esfuerce el actor poco se puede sacar de ahí. Y hay que mencionar a Scarlett Johansson como la Viuda Negra, otra oportunidad perdida de dar consistencia y profundidad alguna a uno de los personajes que se prevé será clave para el futuro film de los Vengadores, y creo que la actriz no pega nada en el papel.

Está claro que a Favreau se le ha ido esto de las manos y que ha optado por ofrecernos la peor visión de Iron Man y de Tony Stark posible, uno de los hombres más poderosos e inteligentes del universo Marvel con mucho potencial para explotar y que ha sido convertido en un circo cómico en el que el director es incapaz de tomarse en serio al personaje y ni de llevarlo a un nivel de responsabilidad verosímil. Ruego porque los próximos films de Marvel que estén por venir y que nos llevarán hasta los Vengadores corrijan este desaguisado y que el responsable del film coral sepa darle a Tony Stark la relevancia y la importancia que tiene dentro de su universo y alejarlo de esta inadmisible parodia de él mismo.

Lo mejor: Las escenas de acción y Mickey Rourke
Lo peor: La falta de seriedad del film
publicado por Dragon negro el 1 mayo, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre