muchocine opiniones de cinedesde 2005

Kick ass

Batman siempre fue para mi el superhéroe más aburrido de todos, una especie de Robocop pero con más juguetes, dinero y mejores enemigos.  Nunca he podido concebir un superhéroe que no tenga poderes, que no venga de otro planeta o que por lo menos no haya tenido una mutación genética que lo haga diferente de nosotros los seres de humanos, los que vamos a cine.  No lo logró la versión oscura y extravagante de Tim Burton, mucho menos la de Joel Schumacher; Sin embargo Chistopher Nolan en su ya mítica “The Dark Knigth”(2008), logró que aquel enmascarado me convenciera de que era posible combatir el mal sin haber sido picado por una araña o provenir de un planeta a mil millones de años luz de la Tierra. En Kick-as, basada en el comic homónimo de Marck Millar bajo la tutela de Marvel comics y ahora llevada al cine por Matthew Vaughn, se logra algo parecido.  Humanizar al héroe, pero con una gran dosis de sarcasmo y sangre.  Superhéroes sin poderes.

Cuando decidí ver esta película no sabía el riesgo que corría.  Y aunque en apariencia el cartel denotaba la típica película veraniega para niños y adolescente, mi instinto arácnido y la convicción de querer pasar un buen rato, me animó a sentarme frente a la pantalla.  No me puedo quejar.  A pesar de la atmósfera anegada de tópicos de school movie en los primeros 20 min., la película se va transformando inmaculadamente en algo que quizás le hubiera gustado hacer a Tarantino o a los hermanos Wachowski.  La violencia que emana de cada una de las patadas o disparos llevan un toque de ironía y humor tan verás que sólo esperas que no acaben.  Porque esta es una película violenta, con un discurso violento de la sociedad y de la infancia misma. Y no puede ser para menos, la protagonista es una niña de 11 años (Chloe Moretz, como Hit-Girl, impresionante) que, entrenada por su padre  (Nicolas Cage, como Big Daddy, una especie de Batman con menos compasión) ayuda a tomar venganza de aquella banda de criminales que propició la muerte de su madre.  La música,  pasando por  The Prodigy, Primal Scream, New York Dolls hasta el sincero homenaje a Morricone y a John Williams, es perfecta le dan brillo y acompañan a las secuencias de acción de manera sublime.  Los  villanos  (interpretado por Mark Strongo como Frank D’amico y Christopher Mintz-Plasse, como Red Mist)  son impecable y hasta el papel del tonto y humano adolescente Aaron Johnson (como Kick-as), le dan peso a esta producción sarcástica, que por lo menos a mi, no sólo me sacó una buena sonrisa y me hizo pasar un buen rato,  sino que realmente me sorprendió.

publicado por Camilo Useche el 14 mayo, 2010

Enviar comentario