Película impactante y visualmente muy potente.

★★★★☆ Muy Buena

Celda 211

Un nuevo funcionario de prisiones, que acude a su lugar de trabajo la víspera de incorporarse al puesto para ponerse al día, se ve envuelto en un motín de los reclusos durante la visita, viéndose obligado a hacerse pasar por uno de ellos para poder sobrevivir. Esta es la historia que nos cuenta Celda 211, un intenso drama carcelario de acción dirigido por Daniel Monzón, autor de El corazón del guerrero (2000), El robo más grande jamás contado (2002)y La Caja Kovak (2006). El ritmo es vertiginoso y la tensión se palpa en cada minuto de metraje. Lo único que en mi opinión le sobra, es la escena del prólogo por resultar demasiado desagradable y gratuita.

En el elenco de actores nos encontramos con un correcto Alberto Ammann, en el papel del novato funcionario, Antonio Resines aportando el buen hacer de su veteranía en la piel a un brutal policía de la prisión, y un enorme Luis Tosar como líder de la rebelión en la cárcel, que llena la pantalla y se convierte en la estrella de la función desde el primer fotograma en que aparece.

Película impactante y visualmente muy potente, con escasos efectos especiales donde el trabajo actoral, el ritmo de montaje y unos diálogos tan naturales como ingeniosos hacen de esta película algo inusual y sorprendente en el panorama del cine español de los últimos tiempos.

El género carcelario ha dado muchas películas en la poderosa industria de Hollywood. Algunos mantienen un tono sosegado, bien centrándose en el drama personal de los presos, como Cadena perpetua (The Shawshank redemption, Frank Darabont 1994), o bien con un un plan de fuga pero con la tensión contenida, como Fuga de Alcatraz (Escape from Alcatraz, Don Siegel 1979), pero Celda 211 estaría más cerca de otras que adquieren un carácter más adrenalítico y expeditivo, con más dosis de acción, como por ejemplo Encerrado (Lock up, John Flynn 1989), con Stallone acosado por un vengativo alcaide, o La última fortaleza (The last castle, Rod Lurie 2001), que también narra la historia de un motín pero en una prisión militar.
Lo mejor: El ritmo narrativo y Luis Tosar.
Lo peor: La escena inicial antes de los créditos, demasiado dura y no es realmente necesaria.
publicado por Ramón Ramos el 30 septiembre, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.