muchocine opiniones de cinedesde 2005

Sam Mendes, quien ya había hecho un maravilloso retrato fotográfico de los años 30`s en Road to perdition (2002) repite con talento, con una dirección de arte impecable, la vida de los suburbios a mediados de los años 50’s en Estados Unidos.

★★★☆☆ Buena

Revolutionary road

Dentro de las muchas inconsistencia del estilo de vida Americano (the American way) se encuentra  el conformismo.  Esa idea vaga de que una vida perfecta es ante todo poseer una familia, una casa, un perro y buenos vecinos.  El hombre va al trabajo, la mujer se queda cuidando de los hijos y haciendo las labores del hogar mientras espera complaciente que su esposo llegue.  Luego pasa el tiempo, pasan los años y todo sigue igual y aquellos sueños de juventud, que fueron postergados años tras años van al olvido.  Frank Wheeler (Leonardo di Caprio) tiene un trabajo aburrido pero estable, una casa en un suburbio en Connecticut, dos hermosos niños y una vida al mejor estilo Americano.   Pero su esposa April (Kate Winslet), ama de casa sumisa, no parece conformarse con eso, ella quiere viajar, vivir una aventura antes de que sea tarde y  para ello convence a su esposo de que lo deje todo para que busque su verdadera vocación en París, lejos de aquella ciudad y de esa vida gris y monótona.  Sam Mendes, quien ya había hecho un maravilloso retrato fotográfico de los años 30`s en Road to perdition (2002) repite con talento, con una dirección de arte impecable, la vida de los suburbios a mediados de los años 50’s en Estados Unidos.  Las secuencias en donde Frank Wheeler va camino a su trabajo son impecables: multitud de sombreros, trajes grises, miradas amargas llegando al tren que los llevará a la estación central y de allí a su trabajo.  Una puesta en escena justa, con actores justos (el papel de Michael Shannon como un esquizofrénico que dice las verdades en la cara, sobresale) todo es justo en esta película, salvo el desenlace que se alarga y se alarga hasta que nos cansamos de ver esos efímero telones negros que creemos nos llevarán al final, pero no.  La película en su recta final cae en el mismo ritmo en que Frank Wheeler quiere llevar su vida.***
Lo mejor: La puesta en escena
publicado por Camilo Useche el 6 octubre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre