«»La Trampa del Mal»» es una muy buena cinta derivada de la mente creadora de M. Night Shyamalan. Una buena propuesta de suspenso que atrapa desde un comienzo y no para hasta su ingenioso tramo final.

★★★★☆ Muy Buena

La trampa del mal (devil)

Si bien el presente no le depara precisamente una alegría tras otra al para mí muy buen cineasta M. Night Shyamalan, “La Trampa del Mal” ha significado para él algo así como un regreso a las fuentes, o por lo menos es lo que tuve oportunidad de percibir luego del visionado de esta cinta. El filme parte de la base de tratarse de la primera de una serie de historias basadas en argumentos del propio Shyamalan tituladas “The Night Chronicles”, que ahora se están llevando a la pantalla grande de la mano de nuevos guionistas y directores de la industria Hoollywoodense.

Aquí con la ayuda de Brian Nelson en la adaptación guionística del argumento de Shyamalan y con el trabajo detrás de cámaras de John Erick Dowdle, literalmente se nos brinda una cinta que si bien lejos está de convertirse en un clásico novedoso e instantáneo de la cinematografía mundial, sí sorprende gratamente por ser una película sumamente entretenida y tremendamente bien llevada en cuanto a su suspenso en general (gran parte del logro se lo lleva la escueta duración la cinta, la cual ronda la hora y cuarto sin los créditos finales).

La película comienza relatándonos como cinco extraños quedan misteriosamente atrapados en un ascensor. Todo irá medianamente bien al principio, ya que los allí presentes esperan que el problema se solucione de pronta manera o que de alguna u otra forma puedan ser rescatados. Pero la cuestión irá de mal en peor cuando extraños sucesos comiencen a ocurrir y literalmente todos los ocupantes del ascensor comiencen a sospechar uno del otro.

Como bien dije antes, la adaptación guionística de la historia de M. Night Shyamalan recayó sobre las espaldas del excelente libretista Brian Nelson, dueño de una tremenda joyita titulada “Hard Candy” (donde descubrimos a una descomunal actriz como Ellen Page) y del también buen libreto de la cinta de terror “30 Days of Night”. Aquí el guión tiene por sobre todo un par de puntos muy pero muy destacables.

Primero y principal, estamos en presencia de una cinta de una ínfima duración (creo que desde “Phone Booth” con Colin Farrell que no veo un filme tan corto) pero que al fin y al cabo (y pensándolo bien) termina siendo algo muy conveniente para el filme ya que no permite al espectador aburrirse en ningún momento por lo bien narrado que se encuentra el mismo y porque literalmente la historia no cuenta con demasiados matices para estirar en demasía el largometraje del mismo (lo cual hubiera sido un error garrafal e irreparable).

Brian Nelson tomó nota de esto y utilizó los primeros 15 minutos del filme para presentar de manera sumamente correcta a los respectivos personajes que quedarán atrapados dentro del ascensor y a algún que otro personaje externo, siendo el más importante de todos el que protagonizará el policía a cargo de la investigación de todo lo que sucede, interpretado de eficaz manera por Chris Messina.

Luego la historia se centrará de lleno en el problema principal del filme en donde diferentes situaciones comenzarán a suceder, desde lastimaduras de las personas que se encuentran atrapadas a esta altura sin absolutamente nada por entender, hasta la desazón continua de los que ven todo desde los monitores de seguridad del lugar. Desde ese momento el filme irá creciendo en intensidad con cada escena que se muestre y culminará con una vuelta de tuerca bien al estilo Shyamalan, revelada en el momento correcto y bastante bien construída. John Erick Dowdle fue el encargado de ponerse detrás de cámaras para dirigir esta interesante historia de terror y suspenso. Shyamalan se fijó en él por su trabajo en “Cuarentena” (la innecesaria pero al fin y al cabo buena remake de la cinta española “REC”) y decidió darle la oportunidad para dirigir el primer filme de sus “Crónicas Nocturnas”.

Dowdle no defrauda en absoluto con su trabajo, ya que amén de haber partido con una interesante historia entre manos, supo darle al filme buenos movimientos de cámaras, como así también increíbles escenas de suspenso (la del comienzo del filme es francamente descomunal) y un ritmo narrativo que no para desde el inicio del filme hasta su más que correcta conclusión. Bien por Dowdle, quien se convierte (para mí) en un interesante cineasta a seguir de aquí en más, ya que tanto en “Cuarentena” como en “La Trampa del Mal” ha dado muestras suficientes de ser un director que sabe mantener el ritmo narrativo de un filme sin demasiados problemas.

En definitiva, “La Trampa del Mal” es una entretenidísima cinta de suspenso sobrenatural. Evidentemente de la mente de M. Night Shyamalan no siempre salen buenas historias, pero sin lugar a dudas esta sí es una de ellas. Muy bien narrada, muy bien construida y sumamente bien filmada.
Lo mejor: Su excelente ritmo narrativo y sendas escenas de suspenso muy bien ejecutadas.
Lo peor: Que no deja de ser un entretenimiento no demasiado original.
publicado por Jorge Alejandro Pirro el 5 diciembre, 2010

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.