muchocine opiniones de cinedesde 2005

Lúgubre y terminal, se refiere a una realidad misteriosa que no sabemos cuál es, y está rodada con un lenguaje cinematográfico que nadie ha logrado entender. Críptica y perturbadora, es el máximo exponente del esoterismo y bizarrismo hechos arte.

★★☆☆☆ Mediocre

Begotten (begotten)

Se trata de una película experimental de la que se ha opinado prácticamente de todo. Es considerada por algunos como una cinta absurda, sin sentido aparente. Otros, en cambio, hablan de una obra maestra (éstos, hay que reconocerlo, son los menos). La revista Time la llegó a considerar una de las diez mejores películas del año 1991.

Sea como sea, nos guste o nos aburra, Begotten es un producto inclasificable. Por muchas películas que hayamos visto, ésta no tendrá nada que ver con lo que conocíamos. Puede incluso dudarse de que sea cine. Su estética es bizarra a más no poder, está rodada usando el blanco y negro, sin apenas grises, las imágenes pretenden mucho más insinuar que mostrar. En ocasiones parece que veamos algo pero después esa figura no era lo que creíamos. Está mal enfocada y se le ha dado la apariencia de estar desgastada y maltrecha. Acaso quiera suscitar muchas preguntas en el espectador. ¿Es una reliquia? ¿Se trata de una obra postapocalíptica? ¿Una metáfora? Por ahí dicen que es una alegoría de la creación del mundo por parte de Dios. Pero el Dios que se nos muestra en Begotten es obsceno, sucio, macabro, terminal.

En todo caso, para poder plantearnos estas dudas primero hay que visionar en su totalidad este endriago, lo cual no es fácil, porque puede provocar altas dosis de tedio e incluso angustia. Además, la fotografía es abusivamente surrealista, se juega con la confusión constantemente y, por si fuera poco, hay un propósito evidente por destruir el tempo o ritmo del filme. Algunas escenas se eternizan innecesariamente, hay planos misteriosos en los que no se acierta a ver qué está sucediendo. El caso es que si intentáramos encontrar un plano de tangencia entre Begotten y algo de nuestra realidad, éste no podría ser otra cosa que una pesadilla o un sueño quimérico.

Desagradable, surrealista y a ratos impresionista, no parece poderse encontrar ningún paralelo en el resto del cine. Begotten va a su aire y es considerada una obra de culto por aquellos a quienes les atrae el arte freak, bizarro o underground. Si alguien me preguntara si existe en literatura un experimento de las mismas características que Begotten, me vendría a las mientes el famoso manuscrito Voynich. Un enigmático libro con ilustraciones que se estima fue escrito hace unos 500 años. No se sabe quién lo escribió, ningún lingüista ha logrado identificar ni el alfabeto con que fue escrito ni, por supuesto, en qué idioma está. Es decir, nadie entiende de lo que habla el libro ni a qué realidad hacen referencia sus misteriosos dibujos.

Begotten, asimismo, se refiere a un mundo ignoto que no sabemos cuál es, y su lenguaje cinematográfico es desconocido y críptico (podría denominársele, por ejemplo, begottenés). A tenor de estos elementos, una de dos: O es una cinta sincera en la que su director ha volcado verdadera pasión y contenido, o bien por el contrario debemos hablar de un fraude y, a lo menjor, Elias Merhige aún se ríe cada vez que alguien tilda a su cinta de obra maestra. Sea A o B, algunos críticos opinan felizmente que si no has visto Begotten no has visto nada en cine.

Pink Flamingos, Bad Boy Bubby, Un perro andaluz, Antichrist… Si amas las rarezas y no te hiere contemplar escenas de verdadero mal gusto, no busques más. Estás ante la obra de tu vida: la extravagancia y esoterismo hechos arte. Eso sí, hazme un favor, si logras entender de qué va la película, no olvides explicárnoslo.

publicado por Francesc Canals Naylor el 29 diciembre, 2010

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.