Otra muesta más de lo que significa Clint Eastwood para el actual mundo cinematográfico. Muy recomendable.

★★★★☆ Muy Buena

Mas alla de la vida (hereafter)

El ya legendario Clint Eastwood, ya en sus 80 años de edad, continúa en plena actividad cinematográfica, y luego de presentar un excelente filme sobre parte de la vida del extraordinario Nelson Mandela, ahora vuelve a la carga con otro muy recomendable filme, esta vez centrándose en una trama dramática con toques sobrenaturales, los cuales marcan un nuevo desafío nunca antes visto en la carrera de este extraordinario cineasta.

“Más allá de la Vida” es una historia dramática con algunas facetas sobrenaturales cuya premisa principal recae en la búsqueda incansable de parte de nuestros protagonistas sobre los interrogantes que plantea la vida después de la muerte. Es por eso que, bajo diferentes circunstancias, las historias de los tres personajes principales del filme irán uniéndose de manera irremediable hacia el final del mismo, aunque no de la manera en que Alejandro Gonzalez Inárritu utiliza en la mayoría de sus cintas.

Peter Morgan fue el encargado del guión de “Más allá de la Vida”. Morgan es un libretista muy interesante que cuenta en su haber con varios guiones muy recomendables, siendo los más destacados los de “Frost/Nixon: La Entrevista del Escándalo” y el libreto de “El Ultimo Rey de Escocia”.

En “Más allá de la Vida”, Morgan redondeó un guión sumamente bien estructurado (quizás demasiado), en el sentido de que desarrolló de manera muy meticulosa cada uno de los problemas que poseen los personajes centrales del filme, lo que hace que de alguna manera el espectador se compenetre de lleno en la psicología de cada uno de ellos, pero también hace que el filme caiga en diferentes oportunidades en algunos baches narrativos de los cuales por suerte sale airoso por lo interesante que resulta la cinta en su estructura general.

Más allá de esto último, Morgan brindó un guión muy interesante, al que sólo puede criticársele el hecho de ser un tanto reiterativo por momentos, lo que hace que el filme estire su duración casi innecesariamente a las dos horas nueve minutos de largometraje para una historia que en definitiva podría haber necesitado bastante menos en ese sentido.

Nada puede criticársele al genial Clint Eastwood en su labor detrás de cámaras. Ya desde un comienzo, Eastwood nos deleita con una genial secuencia de un Tsunami filmada realmente a la perfección, con una cobertura de planos francamente sensacional y un manejo de cámaras tremendamente envidiable.

Sin lugar a dudas, una escena que prácticamente paga el visionado del filme casi en su totalidad. Más allá de esto último, Eastwood narra el filme de manera sumamente correcta, salvo por el hecho de que, a mi modo de ver, el mismo se toma demasiado tiempo en resolver la historia, cayendo en sendos pozos narrativos que hacen que el filme decaiga en algunos momentos y estirando la duración del mismo de manera un poco innecesaria.

Por otra parte sí es para destacar, la forma en que Clint Eastwood maneja con total maestría diferentes situaciones de la trama, y hasta emociona con alguna que otra escena hacia el final del filme (Como la que comparten los personajes de Matt Damon y George McLaren) como sólo él sabe hacerlo. Párrafo aparte merecen las actuaciones de la cinta. Matt Damon brinda una performance francamente perfecta en un papel sumamente difícil de llevar a buen puerto para cualquier actor, ya que su protagónico tiende a ser el de un muchacho sumamente introvertido debido a un don que posee (el de ser un psíquico), pero que él mismo lo considera una verdadera maldición al impedirle llevar un vida normal en ningún sentido.

No sólo Matt Damon brinda aquí una actuación brillante a lo largo del filme, sino que es acompañado de extraordinaria forma por una siempre eficaz Cécile de France (sí, la misma de “Alta Tensión”) y por sobre todo por unos tremendos actores como Frankie y George Mclaren, en sus primeras incursiónes en la cinematografía mundial.

Para ir cerrando, y más allá de algunos momentos en dónde el filme peca de cierta redundancia narrativa, la sorpresiva incursión del gran Clint Eastwood en una trama con algunos toques sobrenaturales será muy reconfortante para aquellos espectadores que decidan incursionar en el visionado de su último filme. Cine del bueno, como siempre que viene firmado por el genial Clint Eastwood.
Lo mejor: La atractiva historia y sus impecables actuaciones.
Lo peor: Ciertos baches narrativos en algunos momentos del filme.

publicado por Jorge Alejandro Pirro el 16 enero, 2011
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.
WhatsApp us whatsapp