Nuevo intento de Jason Statham por ser el nuevo héroe de acción…y nuevo fracaso…

★★☆☆☆ Mediocre

Blitz

Jason Statham lleva ya bastante tiempo opositando para recoger el testigo de héroe de acción que van dejando (mal que les pese, y a pesar de sus intentos por mantenerlo) tipos como Bruce Willis, Governator o Stallone. La verdad es que a mí me da el perfil: rudo, habla poco y se afeita menos, y nada de artes marciales, lo suyo son las hostias como panes. Lo dicho, que el tío me mola como futuro icono del cine de tiros y explosiones. Pero para alcanzar ese estatus, debe empezar a seleccionar sus proyectos algo mejor. Aún no ha encontrado su jungla de cristal. Y, desde luego, su última peli, Blitz, no le va a hacer perdurar en ninguna retina.

El argumento es de los difíciles: un tarado se pone a matar policías, y para detenerlo se unen el tío duro de la comisaría (efectivamente, Statham) y el nuevo jefe, gay para más señas (la homosexualidad de este personaje es de las cosas más gratuitas, más superfluas y más estúpidas que he visto en mucho tiempo en una pantalla de cine). Pero resulta que el asesino, todo lo que tiene de loco, lo tiene de astuto, porque no deja rastro ni huella con la que poder llevarle a juicio. Así que el bueno de Jason pensará que, qué cojones, esto lo arreglo yo a mi manera, a la manera de los hombres de verdad. Sinceramente, nada que objetar a todo esto. Me lo he pasado como un enano viendo propuestas narrativas similares.

El problema es que la peli es más tonta que el que se muere por el gusto. El guionista no deja de meter personajes irrelevantes y de obstaculizar el relato con secuencias absurdas y con episodios que no aportan absolutamente nada (si se puede quitar sin alterar el resultado, es que sobra – lección número uno de clase de guión). Por supuesto, el intento de contrastar los métodos de los dos policías (el trabajo de oficina frente a la investigación en la calle) es un mero pretexto insustancial para exhibir, mediante un montaje alterno muy previsible, lo jodida que es la vida en los bajos fondos. Venga coño, que es una peli de acción.

La intriga y el proceso detectivesco ni nos va ni nos viene. Y, por supuesto, todo el tinglado entre una policía con tendencia a la droga, un vecino suyo que anda en problemas de bandas y otro madero bobo es una parida en toda regla que dilata innecesariamente una hora y media que se hace larga. Pero lo peor no es toda esta farfolla. Lo peor es que hay poco más que esta farfolla. No hay ni un solo tiroteo, ni una pelea como es debido. Y solo una persecución, que más bien parece una maratón por las calles de Londres. Tanto rollo presentándonos a Statham como un peligro público para que no reparta ni una hostia hasta la última secuencia de la película.

Por supuesto, la propuesta estética tiene un único objetivo: el aturdimiento del espectador. Mucho plano rápido, montaje picadito y bien brusco, como si esto fuera un trailer, y una música a todo trapo, con un soundtrack en el que no encontramos nada de Vivaldi. Pero por mucho que suban el volumen, los responsables de Blitz no dan lo que tienen que dar. Lo siento Jason, otra muesca para tu revólver, pero sigues sin ser John McClane…

publicado por Jose María Galindo Pérez el 17 junio, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.