Puede que no sea tan genial como ‘El Prisionero de Azkaban’, pero cerca le anda.

★★★★☆ Muy Buena

Harry poter y el caliz de fuego

Después de que Cuarón se marcara la mejor película de Potter hasta la fecha, tocaba adaptar el cuarto libro de la saga, el más largo y oscuro hasta la llegada del quinto. Debido a ésa gran densidad, en un principio se barajó la posibilidad de adaptarlo en dos films (cosa que han hecho con el séptimo y último libro), pero el nuevo director, Mike Newell, se empeñó en que se podía adaptar toda la novela en una sola cinta. Y no se equivocaba, pues todos los detalles importantes y el espíritu del libro permanecen intactos, aunque por desgracia, quedan sueltos algunos cabos que quedan atados en el libro, no en la película.

Aunque la peli me gusta mucho, creo que tiene fallos que conviene señalar. El principal es que hay momentos en los que se pretende añadir demasiado humor, dando como resultado que algunos personajes, como los gemelos Weasley, o Neville, acaben siendo cargantes.
Además, en la escena del baile, el momento en el que deja de ser un baile clásico y se convierte en un concierto de rock, con todos los chavales gritando y tal, me sobra por completo.
Otro error que a mí me molesta especialmente es que se dan demasiadas pistas sobre el gran misterio de la historia, con lo cual la sorpresa final es menor de lo que podría haber sido si se hubiesen ceñido más al libro en ése aspecto.

Pero lo cierto es que la cinta posee más virtudes que defectos. Para empezar, tiene un ritmo perfecto, combinando sin problemas las numerosas tramas, logrando que no se pisen entre ellas, manteniendo en todo momento el interés del espectador. Supongo que ésto se debe en gran parte al trabajo de Newell, aunque es el director que menos huella ha dejado en la saga, el menos "recordado".

Las incorporaciones al reparton son tan buenas cómo de costumbre. Miranda Richardson está fantástica en su brevísimo papel, y Brendan Gleeson compone un Ojoloco Moddy perfecto, idéntico al del libro.
Pero si hay un nuevo integrante del reparto que hay que destacar, sin duda es a Ralph Finnes cómo Lord Voldemort. Por fin, después de ser levemente mostrado en las dos primeras cintas, y nombrado en la tercera, El Señor Tenebroso vuelve y lo hace a lo grande, pues protagoniza el mejor segmento de la peli, aquél que tiene lugar en el cementerio. Tras asesinar (indirectamente) al pobre Cedric Diggory y torturar un poco a Harry, se enfrenta a muerte a éste, dando lugar a uno de los momentos más épicos y emotivos de la saga. Pero antes de éso, hay un breve instante que a mí me pone los pelos de punta: Harry se esconde detrás de una lápida, y Voldemort, fuera de sí, le grita: "¡No me des la espalda, Harry Potter! Quiero que me mires a la cara cuando te mate, ¡Quiero ver cómo desaparece la luz en tus ojos!". Harry, entonces, aún sabiendo que  (aparentemente) no tiene ninguna posibilidad, se arma de valor, da la cara y le espeta: "Muy bien… Tu lo has querido". ME ENCANTA.

Bien, pasemos a otra cosa, por ejemplo, a la banda sonora. Ésta vez, el encargado de ella no es John Williams, si no Patrick Doyle, que hace un gran trabajo, aunque no puede competir con Williams (en mi opinión, sólo Nicholas Hooper en ‘El Misterio del Príncipe’ se le acerca). Doyle, aunque mantiene el tema central, crea una composición con un aire más aventurero, si se le puede llamar así.

En el apartado visual, la cinta mantiene el nivel, con un diseño artístico y unos efectos visuales muy logrados, aunque creo que no supera a su antecesora.

Nada más se me ocurre añadir, salvo que en mi opinión es, a pesar de sus fallos, una estupenda cinta de aventuras juveniles, con una carga dramática mucho mayor que sus antecesoras.
Lo mejor: Emocionante y trepidante como ella sola.
Lo peor: Un humor algo bobalicón a veces.
publicado por Diego Sánchez Villegas el 28 junio, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.