Guy Ritchie en Estocolmo. Más o menos.

★★★☆☆ Buena

Dinero fácil

Dinero Fácil es, para entendernos, una guyritchiada a la que se le ha querido dar un toque realista: Se está preparando algo gordo, un gran golpe. Se va a producir una compra de droga de 20 millones de euros y todo el mundo tratará de aprovecharse para sacar tajada.

 

Este evento se narra desde tres prismas distintos. Como suele pasar con las historias paralelas, algunas acaban siendo más interesantes o enrevesadas que otras. Nuestros protagonistas de hoy son:

 

Uno. Un gangstercillo chileno que vive y malvive en Oslo. Su felicidad viene dada por conseguir dinero para su familia y canutos para él. Su primera aparición, fugándose de la cárcel cuando le quedaba un año de condena muestra su desesperación vital. Más o menos.

 

Dos. Un gangsterzuelo serbio de esos que asustan. De los que cada mañana, antes de desayunar, afila su cuchillo y le corta la lengua a algún soplón. Y si le ponen mala cara, la nariz también. Sorpresa se lleva cuando le endosan a una hija de 8 años a la que va a tener que cuidar. La cría, como es una ricura, le ablanda el corazón y hará que el rudo padre busque un último gran golpe para poder retirarse y volver a Serbia con la hija.

 

Tres. Un gangsterucho sueco recién salido del instituto, de incipiente bigotillo y modestos orígenes. Tiene un gran complejo de inferioridad por su bajo nivel económico, y si a eso le juntamos que es un adolescente enamorado de la más pija del baile… blanco y en botella: el chaval hará todo lo posible para forrarse, mucho y rápido.

 

Es cierto que los personajes no tienen la complejidad de una novela de Jane Austen, pero salen airosos de la comparación con cualquier producto de Hollywood. Así mismo, se reflejan algunos elementos de estas mafias que no se suelen mostrar en este tipo de filmes, como las traiciones entre miembros de la misma mafia, o la imposibilidad de dejarlo: siempre volverán a buscarte.

 

Por otra parte, sigue en la línea de los dramas-thrillers realistas que se están creando últimamente en Europa, cuyos referentes para nosotros son la francesa Un Profeta, la española Celda 211 o la italiana Gomorra. No es la más lista de la clase, pero ha sabido arrimarse a los cerebritos.

Lo mejor: Escenas intensas y argumento interesante.
Lo peor: Situaciones con las mafias demasiado complejas, o aspectos argumentales que no quedan bien explicados.
publicado por Miguel Castaño Arques el 4 agosto, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.